España

La Guardia Civil, obligada a remitir a un juzgado las fotografías de 18 agentes de los GRS

Se investiga su actuación en uno de los institutos de Manresa durante la consulta secesionista

Un momento de los incidentes en los que se ve a los agentes con casco, viera y el rostro tapado
Un momento de los incidentes en los que se ve a los agentes con casco, viera y el rostro tapadojmzin

La Guardia Civil ha remitido a un Juzgado de Manresa la fotografía de 18 agentes del Cuerpo, que el 1 de Octubre de 2017, con ocasión del ilegal referéndum independentista, participaron, como miembros del GRS de la Agrupación Rural de Seguridad (ARS) en los incidentes que se produjeron entonces. A las imágenes de los agentes tendrán acceso las partes personadas, entre ellas una acusación particular.

La Plana Mayor de la ARS da cumplimiento a una providencia del Juzgado de Instrucción nº 2 de Manresa, diligencias previas 573/2017, para que se remitieran dichas fotografías con el fin de proceder al reconocimiento de algunos de los agentes en función de otras fotografías que se han aportado a la causa.

La diligencia de “reconocimiento e identificación de los cabos y agentes obrantes en la causa”, según la providencia a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, se realizará el próximo miércoles. Ha sido pedida por una acusación particular. “La diligencia se practicará en presencia de la letrada de la Administración de Justicia, quién exhibirá dichas fotografías y dará fe del reconocimiento practicado”.

La juez de Manresa investiga las cargas policiales durante el 1-O en el instituto Quercus de Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona) y ordenó a la Guardia Civil que facilitara fotografías identificativas de 18 agentes que actuaron en ese centro.

La titular del Juzgado aceptó la petición de la acusación particular, que solicitaba fotografías de carné identificativas de 18 agentes que participaron en las cargas. La acusación, según una información publicada por Efe, alegaba carecer de material gráfico para poder identificar a los tres antidisturbios que había pedido en junio la Audiencia de Barcelona y solicitaba abrir diligencias por un delito de encubrimiento contra el teniente de la Agrupación de Reserva y Seguridad.

Se trata del mando responsable de un informe remitido a la magistrada de instrucción en el que argumentaba no haber podido determinar la identidad de los agentes debido a “dificultades técnicas” por la “mala calidad” de las imágenes aportadas.

La juez de Manresa consideraba, por tanto, que la “única alternativa” para cumplir con la resolución de la Audiencia es que la Guardia Civil remita, en el plazo máximo de 15 días, las fotografías de los 18 policías que formaban parte del pelotón del Instituto Quercus, pero evita de momento la imputación por encubrimiento.

Considera que, por ahora, “no procede” abrir diligencias por encubrimiento, aunque subrayaba que la Guardia Civil “debe colaborar en la instrucción de la presente causa, como se indicó en la anterior provisión”. “Cabe recordar a la Comandancia, que, como fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, tiene el deber de colaborar con la instrucción de la presente causa y dar cumplimiento al requerimiento judicial”, insiste la magistrada, quien resalta también que es preciso evitar “eternizar causas penales”.

A la vista de ello, desde la Plana Mayor de los ARS se remitieron las 18 fotografías, tamaño carnet, con el número de TIP profesional y el empleo que tenían el 1 de octubre de 2017.

Según un informe realizado por la Guardia Civil en su momento, en el referido instituto se produjo uno de los incidentes más graves del 1-O. Agentes del Cuerpo se encontraron la oposición de bomberos para acceder al mencionado instituto. Una vez habían conseguido romper el cerco y entrar en el punto de votación, un individuo lanzó una silla metálica contra un antidisturbios del Instituto Armado, provocando su caída al suelo. El agresor fue detenido días después y aceptó una condena de nueve meses sin ingresar en prisión. El agente sufrió lesiones en cuello, muñeca derecha y zona tibial de ambas piernas, de las que fue atendido en un centro hospitalario de la localidad.