Casado anuncia que el PP deja la sede de Génova 13: “No podemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando”

El partido no volverá a dar explicaciones sobre ninguna cuestión del pasado y reivindica de nuevo el centro frente a Vox

Thumbnail

Pablo Casado ha anunciado que el PP abandonará la sede de Génova 13 para así romper con el pasado. “No podemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando”, dijo ante el Comité Ejecutivo Nacional de su partido al que reunión para analizar los malos resultados obtenidos en las elecciones catalanas del pasado 14-F.

Los populares también han decidido que, a partir de hoy, la dirección nacional “no volverá a dar explicaciones sobre ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal que no haya sido en beneficio del partido o incluso haya podido perjudicarle” porque, subrayó Casado, “sencillamente no nos lo podemos permitir” con el calendario judicial que se avecina. Los populares subrayan el “coste electoral” que ha supuesto tener que volver a hablar del extesorero Luis Bárcenas durante la campaña catalana, después de que éste remitiera un escrito a la Fiscalía sobre la supuesta caja “b”. “Es tremendo y el daño para la urgente alternativa que necesita España es inasumible”. Casado destacó que “las hipotecas en política no son hereditarias, no lo han sido para ningún otro partido y no deben serlo para el nuestro” por lo que considera que no pueden seguir pagando “facturas de cuestiones que ni conocemos, ni tienen nada que ver con un legado impecable de defensa de la libertad y de España” que además, recordó, costó la vida de 24 compañeros.

Departamento de denuncias anónimas

Otro de los anuncios que hizo Casado es el de la creación de un nuevo departamento de “compliance” que establecerá mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y un canal anónimo de denuncias con absolutas garantías, a semejanza de lo que sucede en las grandes empresas. “Debemos apostar por una regeneración justa sin actitudes inquisitoriales, pero con claridad y firmeza ante la opinión pública”, dijo.

Captar el talento

Los populares se lanzan a partir de ahora en una estrategia para recuperar el talento que había dentro del partido y también el que está en la sociedad civil. Por ello han anunciado la convocatoria de una convención nacional en otoño con la que se van a poner a trabajar “desde ya” para lanzar un documento político estratégico como convocatoria abierta a los españoles. “Queremos que vuelvan los que se han marchado, queremos que vengan muchos más que nunca habían estado; que no se vaya nadie” y se mostró convencido de que, con el proyecto del PP “se está creando el mejor futuro para España”.

Casado quiere ampliar su base electoral en el centro político y aseguró que también “abren los brazos” para albergar a más gente “venga del proyecto político que venga”, siempre que compartan los principios y valores constitucionales y europeístas.

Reivindicación de la centralidad

El líder del PP se volvió a reafirmar en el discurso que pronunció en la moción de censura de Vox, y que constituye la “hoja de ruta de nuestro proyecto de centro derecha moderado y transversal”. Defendió que hay que seguir en esa centralidad, también España, “para que las elecciones vuelvan a ganarse ahí y no en los extremos. Ni queremos ganar en la radicalidad, ni a España le serviría de nada que ganáramos desde la esquina de un campo de batalla”, en referencia a Vox.

El presidente del Partido Popular catalán, Alejandro Fernández, a su llegada al Comité Ejecutivo Nacional FOTO: Chema Moya EFE

Recuperar Cataluña

Los populares aseguran que también cuentan con su propio “manual de resistencia”, después de que se haya dado numerosas veces al partido por amortizado. Casado reconoció los malos resultados electorales que les ha llevado a perder un escaño bajando de 4 a 3 en vez de subir a 5 y recuperar el grupo parlamentario, “el objetivo que había fijado el PP” lo que les mandata a “tomar nota” y a trabajar más para mejorar pronto. Su objetivo será ahora emplearse a fondo para reconstruir el proyecto del partido en Cataluña, reforzando su estructura de partido, pueblo a pueblo, y llamó a volcarse “todos en una presencia continua allí, y manteniendo nuestra oferta de estabilidad política, prosperidad económica y concordia civil que ha basado nuestra actuación, también en campaña”.

El líder del PP respaldó al candidato catalán, Alejandro Fernández, -quien tuvo que compaginarlos actos en campaña con el cuidado de su mujer que fue operada la pasada semana de un tumor cerebral- y agradeció el trabajo tanto a su secretario general, como a los vicesecretarios y portavoces del partido.

Para Casado la campaña catalana fue “la tormenta perfecta” que les habían preparado sus adversarios. “Nunca antes se había visto tal despliegue de ataques en plena campaña electoral y la tergiversación de nuestras declaraciones, ni la implicación de la Fiscalía General del Estado, el CIS y los medios públicos al servicio de un partido”, sentenció.