De Salou a Vilamalla: los feudos de verdes

La formación de Ignacio Garriga consigue ser la tercera fuerza más votada en medio centenar de municipios

El candidato de Vox para el 14F, Ignacio Garriga, junto al líder de Vox, Santiago Abascal (i), en rueda de prensa desde Barcelona al día siguiente de las elecciones
El candidato de Vox para el 14F, Ignacio Garriga, junto al líder de Vox, Santiago Abascal (i), en rueda de prensa desde Barcelona al día siguiente de las elecciones FOTO: Andreu Dalmau EFE

Vox fue uno de los ganadores de las elecciones catalanas. La formación que dirige Santiago Abascal consiguió entrar por primera vez en el Parlament y lo hizo superando todas las proyecciones de las encuestas. Así, la formación representada por Ignacio Garriga cosechó 217.883 en toda Cataluña, es decir, un 7,68% de los sufragios. De la nada, la formación pasó a convertirse en la cuarta fuerza política de toda la comunidad y ser la tercera fuerza más votada en medio centenar de municipios catalanes.

Sus 11 escaños le convierten en la principal voz de los antiseparatistas gracias, principalmente, al trasvase de voto de los naranjas y los populares hacia Vox, así como el voto protesta. En este sentido, consiguieron ser la tercera fuerza más votada en 52 municipios de los 947, casi siempre por detrás del PSC y ERC. Además, lograron ser la primera fuerza en dos municipios, situados en Gerona y Lérida, provincias que tradicionalmente concentran el voto independentista. En concreto, Vox fue la fuerza más votada en la localidad del Alto de Ampurdán de Vilamalla. En este pequeño pueblo rural, obtuvieron el 22,5% de los sufragios, tres puntos más que Junts, que quedó en segunda posición. En las elecciones de 2017, Ciudadanos fue la fuerza más votada al cosechar 291 votos, el 40,25 % del total. La otra localidad en la que fueron la fuerza más votada fue La Pobla de Mafumet, donde Vox ganó las elecciones al PSC por un voto, 249 por los 248 de los socialistas, lo que supone un 21,32 % de los sufragios. También aquí ganaron los naranjas las anteriores elecciones al aglutinar el 42,01% de los votos.

Es precisamente, en la provincia de Lérida, y más concretamente en Valle de Arán donde llama la atención el buen resultado de los de Abascal ya que fueron la segunda fuerza más votada en varios municipios como Vilamós donde llegan al 25% del voto emitido, en Bossot al 20,59 % o en Arres con el 17,24%. Entre los motivos que explicarían este buen resultado cabe destacar que son localidades donde el mensaje separatista no cala y cuyo voto se ha movido en las últimas elecciones entre Ciudadanos y el Partido Popular. También influiría el voto protesta ante la dramática situación que sufre esta zona turística y limítrofe con Francia a raíz del cierre de la hostelería que habría propiciado el auge de los de Abascal.

En Gerona, feudo independentista, los de Abascal lograron 16.917 votos –un escaño– y fueron la quinta fuerza más votada por detrás de la CUP y por delante los comunes de Podemos. Entre las localidades que se tiñeron de verde destacan, la ya mencionada Vilamalla, así como Sant Clement Sescebes y Sant Miquel de Fluvia.

Municipios VOX
Municipios VOX FOTO: Antonio Cruz

Tarragona fue la provincia donde obtuvieron sus mejores resultados. Allí sorprendieron en ciudades más pobladas y con rentas medias, castigadas por el paro como Cambrils o Salou, en esta última fueron la segunda fuerza más votada. Si en ambos municipios arrasó Cs en 2017, en las elecciones del 14-F fue el PSC el que consiguió una victoria ajustada y Vox protagonizó la sorpresa al irrumpir con tal fuerza. También en la ciudad de Tarragona obtuvo un buen resultado al ser la cuarta fuerza por delante de la CUP y de los comunes.

En la provincia de Barcelona, los de Abascal lograron siete de sus once escaños, destacando los municipios de Canovelles, El Pont De Vilomara i Roca Fort, así como Badía de Valles donde cosecharon entre el 13 y 16% de los apoyos. En términos generales, no hay un patrón común para describir a los votantes de Vox dado que sus simpatizantes en Cataluña son tanto de pequeños pueblos rurales del norte de la comunidad como de medianas ciudades de la costa. Quizás, lo que les una es que en los anteriores comicios votaron a Cs y en estos optaron por una opción más beligerante y combativa.

Sus resultados recuerdan, en parte, a 2018 cuando Vox irrumpió con fuerza en el Parlamento andaluz consiguiendo 12 escaños, es decir 10,97 % de los sufragios. En Cataluña, parece que la historia se repitió aunque, en esta ocasión, los de Abascal superaron los resultados de Cs y el PP, escenario que no sucedió en Andalucía donde no se produjo el ansiado sorpasso a los populares.