Iglesias vuelve a insistir en “amordazar” a la Prensa

El vicepresidente censura que los políticos funden medios mientras que Dina Bousselham es directora de “La Última Hora”

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, interviene durante una sesión de Control al Gobierno celebrada en el Congreso de los Diputados
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, interviene durante una sesión de Control al Gobierno celebrada en el Congreso de los DiputadosEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Nuevo intento por parte del vicepresidente segundo del Gobierno para tratar de silenciar a los medios de comunicación en su función de informar libremente. Censurar la actividad de los profesionales de la información se ha convertido en un objetivo prioritario para Pablo Iglesias en un momento especialmente delicado para su partido que ha sido protagonista continuado de varias investigaciones judiciales.

Es por ello que el vicepresidente ha tratado de poner en cuestión –no por primera vez– la credibilidad de los medios de comunicación, atribuyéndoles servilismo a los intereses de los «millonarios» y de los bancos. Un debate que se produjo en el Congreso de los Diputados a raíz de una interpelación a Iglesias por parte de Ciudadanos para abordar las «garantías para el ejercicio del periodismo en libertad y sin injerencias políticas». En la tribuna, el diputado de Cs, Guillermo Díaz acusó al vicepresidente de haber «recrudecido su ofensiva contra la prensa y periodistas españoles» porque quiere «silenciar» a quienes le son «incómodos». «Hay quien dice que usted quiere silenciar a la prensa porque denuncian la corrupción de Podemos», denunció.

Por su parte, el vicepresidente se reafirmó en su crítica asegurando que los medios son «los brazos mediáticos del poder» –nada nuevo en su discurso de responsabilizar a los intereses de los poderes fácticos de acabar con Podemos– e incluso los señaló como responsables de tratar de bloquear que en España se limite el precio del alquiler o la publicidad de las casas de apuestas.

El vicepresidente aprovechó su intervención para mostrarse partidario de articular «elementos de control» contra los medios y sus empresas editoras. De esta manera, acusó a quienes dirigen los medios de ejercer su profesión sin «ningún elemento de control democrático» como en el poder legislativo, ejecutivo o judicial. «Cuáles son los dispositivos de control de un poder tan inmenso», se preguntó. Sin embargo, el vicepresidente olvida que los medios, como cualquier ciudadano, se encuentra limitado a la Constitución y puede ser juzgado o sancionado por los tribunales de Justicia. Además, como le recordó el diputado de Cs, Guillermo Díaz, los ciudadanos pueden elegir libremente que diarios, televisiones o radios escuchar para informarse.

Así lo respalda, de hecho, la profesora titular de Derecho de la Información de la UCM, Isabel Serrano Maillo, que asegura que «los medios responden de sus abusos ante el poder judicial». Es por ello que no comparte las palabras del vicepresidente puesto que «hablar de democratización de los medios, cuando lo que se busca, en realidad, es su control político, es pura demagogia», sentencia para recordar que los medios «controlan al poder» y que cuando «el Gobierno controla los medios, la información deja de serlo para convertirse en propaganda».

En su ofensiva, el vicepresidente cuestionó el papel de los medios porque «es un poder empresarial concentrado en pocas manos fundamentalmente en los bancos, grandes empresas y fondos buitres». Para el vicepresidente es otro síntoma de que en España no existe «normalidad democrática plena». «Ustedes dirán que es plena normalidad democrática pero que los poderes mediáticos no puedan ser contrapoderes sino más bien brazos mediáticos de poderes económicos, yo creo que merece una cierta reflexión», alegó. El vicepresidente censuró que «los dueños de los medios tienen más poder que usted (en referencia al diputado de Cs), que ha sido elegido por la ciudadanía, e incluso tienen más poder que yo, que soy vicepresidente del Gobierno, dígame con el corazón en la mano que eso le parece normalidad democrática».

Por su parte, el diputado de Cs censuró que se dedique «al activismo» desde el Gobierno hasta convertirse en «carcoma de la democracia» por los «señalamientos a jueces y periodistas» desde su ámbito de poder. «Con actitudes así, persiguiendo el periodismo, señalando a periodistas para que no denuncien sus miserias es el inicio de la muerte de la democracia», le espetó Díaz.

Unas declaraciones que, sin embargo, se desvirtúan si se repasa la web de «La Última hora» que dirige la ex asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, un medio que aprovecha a cargar contra los partidos y periodistas que informan sobre noticias que afectan directamente al vicepresidente o a su partido. Un punto, que le recordó el diputado de Cs. «Usted monta un panfleto desde el que señala quienes son los primeros (medios) que deben caer en la prensa española», le censuró.

A lo que el vicepresidente contestó que la mayoría de medios no son rentables de por sí, sino por la influencia mediática que les generan a sus propietarios, entre los que predominan «bancos y fondos buitre». «No puede ser un privilegio de los millonarios el derecho a la información», dijo para cargar contra el «oligopolio mediático» de los dos grandes grupos audiovisuales, citando a Mediaset y Atresmedia.