Sánchez conoce los nuevos drones del Ejército del Aire

El presidente ha visitado la base pacense de Talavera la Real, desde donde operarán los cuatro “Predator” adquiridos por España

Pedro Sánchez contempla uno de los drones "Predator" del Ejército del Aire
Pedro Sánchez contempla uno de los drones "Predator" del Ejército del AireMONCLOA MONCLOA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado este viernes la base aérea de Talavera la Real (Badajoz) donde, de la mano del coronel jefe del Ala 23, Jesús Rodríguez de Castro, ha conocido los nuevos drones “MQ-9 Predator B” que acaban de ser entregados oficialmente al Ejército del Aire tras las pruebas realizadas por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM)

Acompañado por la delegada del Gobierno en Extremadura, María Yolanda García Seco, Sánchez ha podido ver en pista una de estas aeronaves, así como la estación de control en tierra de los mismos.

Los “Predator”, con una envergadura de 20 metros, están especializados en labores de inteligencia y su incorporación al Ejército del Aire supone una importante mejora de sus capacidades, como la vigilancia transfronteriza, eliminando el riesgo de exposición de la tripulación, explican desde el Gobierno.

Cuatro unidades

En concreto, el Ejército del Aire ha adquirido cuatro unidades de estos drones, los cuales comenzaron a llegar el pasado año, tras lo cual se sometieron a las correspondientes pruebas funcionales para evaluar la idoneidad de su entrada en servicio. Fue el pasado miércoles cuando, oficialmente, se entregaron a la Fuerza Aérea.

Uno de los "Predator" del Ejército del Aire FOTO: Ejército del Aire

El “Predator B” comenzó a ser diseñado a principios del presente siglo y con el éxito de su predecesor el “MQ-1 Predator” como punto de referencia. En septiembre de 2007 fue desplegado en Irak por Estados Unidos. Su uso se extiende a la NASA, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), y el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Tal y como explica el Ejército del Aire, estas aeronaves suponen “un notable incremento de la capacidad de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR, por sus siglas en inglés) para la Fuerza Aérea y la acción conjunta, al contar con una plataforma tripulada remotamente de clase III que consigue un riesgo nulo de exposición de la tripulación”.

Es capaz de operar hasta un máximo de 25 horas de vuelo y de efectuar dichas misiones usando sensores infrarrojos y radáricos para buscar, localizar y seguir blancos en cualquier condición meteorológica, fijos o móviles, tanto de día como de noche. Todo ello pudiendo conducir la misión a cientos de kilómetros, desde la base de despegue u otra localización habilitada.

Clave para el Sahel

Su base principal será de Talavera la Real, encuadrados en el 233 Escuadrón del Ala 23, aunque también está previsto que puedan operar desde Lanzarote, lo que será clave para misiones de vigilancia e inteligencia en el área del Sahel, donde hay desplegadas tropas españolas.

El rey Felipe VI ya visitó esta base el pasado mes de diciembre con motivo del 50 aniversario de la llegada de los primeros aviones F-5 para la formación de los futuros pilotos de caza del Ejército del Aire, y donde también conoció de primera los “Predator”.