Vox ignora el código ético del Congreso y rechaza detallar contratos y regalos de los últimos cinco años

Tienen que hacer públicos empleos, regalos, actividades culturales, deportivas y económicas y los viajes en los 5 años anteriores a conseguir escaño

El portavoz de VOX en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros (d), interviene en presencia del líder de su partido, Santiago Abascal
El portavoz de VOX en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros (d), interviene en presencia del líder de su partido, Santiago AbascalJuan Carlos HidalgoEFE

El Congreso de los Diputados ha publicado este martes las declaraciones de intereses económicos que, por vez primera, han tenido que registrar todos los diputados, en aplicación del Código de Conducta que las Cortes aprobaron el pasado octubre. En esa declaración sus señorías tienen que registrar los distintos empleos, regalos, actividades culturales, deportivas y económicas y los viajes en los 5 años anteriores a conseguir el escaño y es de obligado cumplimiento.

La sorpresa la ha protagonizado la formación de Santiago Abascal. Los 52 diputados de Vox en el Congreso han evitado detallar las actividades realizadas durante los cinco años anteriores a su cargo y los regalos recibidos. Han optado en cambio por rellenar sus declaraciones de intereses con una misma fórmula: declarando que su actividad está siempre al servicio del “interés superior de España y en ningún caso se puede ver condicionada por otros factores”.

Declaración de Santiago Abascal
Declaración de Santiago AbascalLa Razón (Custom Credit)

“Ninguna de las actividades desarrolladas por mi durante los cinco años anteriores a la obtención del mandato parlamentario podrá condicionar mi actividad política en tanto en cuanto esta se desarrollará siempre al servicio del interés superior de España y de los españoles con lealtad a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico vigente tal y como juré en la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados”, reza la respuesta ‘tipo’ de los parlamentarios de Vox y a lo que todos se han ajustado milimétricamente.

En cuanto a las actividades que les hayan proporcionado ingresos, se remiten a las declaraciones de bienes que todos los diputados deben rellenar al acreditarse en la Cámara y que son también públicas.

Aseguran no haber recibido ningún obsequio

Respecto a los regalos, todos los miembros del grupo parlamentario aseguran no haber recibido ningún obsequio “de especial consideración y valor”. “Exclusivamente los obsequios propios de la relación familiar, amistosa o social sin alcance material o económico relevante”, aseguran no sin volver a insistir en que, en cualquier caso, ningún regalo es susceptible de condicionar su práctica parlamentaria.

Los diputados de Vox tampoco detallan las organizaciones con las que colaboran y se limitan a apuntar, todos de idéntica manera, que durante los últimos cinco años han realizado “pequeñas aportaciones y tareas de voluntariado a entidades benéficas, de ayuda social y promoción cultural y educativa”.