Sánchez reconoce ahora errores y mantendrá el estado de alarma hasta mayo

El presidente del Gobierno asegura que en la primera ola se desescaló “demasiado rápido” y pide ahora “no bajar la guardia”

Thumbnail

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece hoy en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de la gestión del estado de alarma que lleva vigente en España desde el pasado 25 de octubre. Entonces, se tuvo que volver a recurrir a esta herramienta constitucional ante la escalada de contagios que se produjo en el país tras el verano. Hoy, el jefe del Ejecutivo ha hecho una suerte de autocrítica y ha reconocido que se cometieron errores. En concreto, Sánchez ha señalado que para “aliviar la fatiga emocional” y reactivar la economía se hizo una primera desescalada “demasiado rápida”. En la dicotomía entre salud y economía, el Gobierno reconoce que apostó por la segunda.

Este ejercicio de enmienda tendría sentido si no se hubiera vuelto a incurrir en el mismo error meses después cuando, ya bajo el paraguas de la excepcionalidad, el Gobierno permitió la rebaja de las restricciones en Navidad. Sánchez también ha confesado que se dio un “repunte significativo a causa de las fiestas”. Las lecciones aprendidas hacen ahora que el Ejecutivo haya aprendido la lección y apueste por “no bajar la guardia ahora” porque la situación sigue siendo “grave”. “Esto no es una tarea fácil”, ha dicho el presidente, que ha recordado que con el coronavirus “solo hace falta una mecha pequeña para que se extienda el virus”.

En este contexto, el Gobierno descarta la revisión del estado de alarma el próximo 9 de marzo (tras cuatro meses de vigencia) como estaba previsto que se pudiera hacer a través del Consejo Interterritorial de Salud en el que tienen presencia todas las comunidades autónomas. Por tanto, se mantendrá hasta el 9 de mayo. Desde Moncloa anticipan que no se puede volver a incurrir en una “desescalada precipitada” como la de verano y que la excepcionalidad debe estar vigente para que se vayan regulando las medidas hasta lograr el objetivo de menos de 25 casos por 100.000 habitantes. “Necesitamos mantener la vigilancia”, ha resumido el presidente.

Llamada a la unidad

La intervención de Sánchez ha tenido anuncio: el paquete que aprobará el Ejecutivo de 11.000 millones de euros de ayudas a hostelería y turismo; mensajes optimistas, asegurando que “nos acercamos a la recuperación” y también continuas llamadas a la unidad. Hasta en cuatro ocasiones, el presidente ha apelado a conformar un frente común en lo político, como se ha logrado en Europa y en el diálogo social. Este llamamiento se produce en plena negociación con el PP para la renovación del CGPJ y el resto de órganos constitucionales pendientes.

Unas conversaciones en las que los de Pablo Casado presionan para que se excluya a Unidas Podemos. Sin embargo, Sánchez también ha reivindicado a sus socios de coalición con un reconocimiento expreso “tanto al Grupo Socialista como al de Unidas Podemos y también la labor de todos y cada uno de los ministros del Gobierno de España”. El presidente sigue en la línea de destensar la relación con los morados, que hoy sí han aplaudido las intervenciones de sus socios.