Iglesias amaga con romper con Pedro Sánchez

El vicepresidente segundo del Gobierno: “Nunca hay que descartar que llegue un momento en el que digamos: hasta aquí hemos llegado”

Thumbnail

Las tensiones siguen a flor de piel en el Gobierno a causa de la dificultad entre socios para llegar a acuerdos en asuntos de gran calado. Ha quedado patente esta semana en el Congreso de los Diputados donde el vicepresidente pidió “no tensar” la coalición y el presidente del Ejecutivo pidió “reducir los decibelios”.

Una recomendación por parte de Pedro Sánchez, de la que en Unidas Podemos han decidido no recoger el guante, en parte por las discrepancias que siguen abiertas dentro del seno del Gobierno por la negociación de la ley de vivienda.

De hecho, el vicepresidente segundo ha elevado hoy de nuevo la presión e incluso ha sembrado dudas sobre la estancia de su partido a largo plazo en el Gobierno, amenazando con romper en algún momento, sí consideran que no pueden desde Moncloa cambiar las cosas. “Nunca hay que descartar que llegue un momento en el que digamos: Hasta aquí hemos llegado”, ha dicho Iglesias hasta en dos ocasiones en una entrevista a través de la plataforma Twitch.

El vicepresidente ha defendido, aún así, su presencia en el Gobierno y se ha mostrado satisfecho porque la cuota morada “está cambiando cosas”, pero ha dado aire a la reflexión que este martes llegaba desde el grupo parlamentario, que se preguntaba abiertamente “para que sirve estar en el Gobierno”.

“A lo mejor llega un momento en el que tenemos que hacer una reflexión y decir ‘hasta aquí hemos llegado porque hay cosas que no podemos aceptar”, ha repetido.

En Unidas Podemos es un planteamiento que sobrevuela ya en su sede, el hecho

En cuanto a los continuos roces en Moncloa, el vicepresidente ha reconocido que la coalición con el PSOE “no es un camino de rosas”, pues estar en el gobierno es un “terreno de combate político”. Sin embargo, ha vuelto a mostrarse convencido que “merece la pena” porque es garantía de políticas de cambio mediante medidas progresistas.

Asegura, además que, la prueba de que “están cambiando las cosas” y de que están logrando sus objetivos son “las ganas de la derecha de que salgan del gobierno” y de las “hostias” que reciben por parte de poderes económicos y sus brazos mediáticos, que se focalizan en el socio minoritario y no en el partido mayoritario de la coalición.

“Hemos dicho desde el principio que el gobierno es un terreno de combate político, combate desde la cordialidad y lealtad al acuerdo de gobierno, pero que luego no basta con ponerlo en el papel, muchas veces no quieren”, ha apuntado

Buena relación con Ábalos

A pesar de las discrepancias con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, con quien su vicepresidencia mantiene una ardua negociación con el fin de conseguir la regulación del mercado del alquiler, el vicepresidente, preguntado por su relación con el ministro socialista ha asegurado que es la persona del PSOE a la que tiene “más cariño”. “Es un tipo con agallas, es un tipo honesto”, ha defendido.