Roban varias armas y uniformes de un cuartel de la Guardia Civil en Toledo

Los ladrones, que se habían llevado otros objetos del puesto de Villafranca de los Caballeros, han sido ya detenidos

Material recuperado por la Guardia Civil, con las tres pistolas, munición y los uniformes
Material recuperado por la Guardia Civil, con las tres pistolas, munición y los uniformesjmzar

Al menos tres pistolas (dos oficiales y otra particular) han sido robada esta noche en el cuartel de la Guardia Civil de Villafranca de los Caballeros, en Toledo, en el que en esos momentos no había ningún agente ni familiares viviendo, según se ha informado a LA RAZÓN en medios próximos a la Benemérita. Noticias de última hora, indican que los autores, delincuentes comunes, han sido ya detenidos. Se trata de cuatro individuos, dos de nacionalidad rumana y dos españoles.

Los hechos estuvieron precedidos de una acción del servicio realizada por una patrulla del acuartelamiento. Alrededor de la una de la madrugada, los agentes identificaron a dos personas, a los que se denunció por saltarse el estado de alarma. Dos horas más tarde, en “venganza”, no se les ocurrió otra cosa que asaltar la dependencia oficial. Al parecer, entraron por la puerta trasera tras saltar un muro de fácil acceso. Sustrajeron las armas y uniformes aparte de otros materiales personales y un cuerno de duende.

A las cuatro de la mañana, la patrulla pasó por la puerta del cuartel y, al ver, la puerta principal abierta, por donde salieron los ladrones para hacer más patente su “venganza”, dieron la voz de alarma.

Inmediatamente, y tras comprobar que esa noche no se había visto a casi nadie moverse por la zona, se dirigieron a la localidad de Camuñas, dónde residen los denunciados. Observaron que el vehículo estaba estacionado y, en su interior, el cuerno de duende que había sido sustraído.

Tras montar las correspondientes vigilancia, para que los sospechosos no huyeran, esta mañana, con el apoyo de otros miembros del Cuerpo, entre ellos algunos de la USECIC, detuvieron a los ladrones cuando salían de la casa. En el interior de la vivienda estaban las armas, los uniformes y objetos procedentes de otros robos.

Las primeras sospechas, según las citadas fuentes, se orientaron a la delincuencia común, sin que se pudiera descartar otras hipótesis, lo que quedó confirmado. Es sabido que las bandas yihadistas han ordenado a sus militantes en Occidente que se hagan con armas de fuego si es posible, como ocurrió con el terrorista que cometió el atentado de Viena; y, en caso, contrario, que utilicen cuchillos o coches para arrollar a los peatones.