Entre 17 y 60 euros: la nueva subida de sueldo de los militares a partir de abril

Defensa aumenta otro de sus complementos para mejorar sus “desfasadas retribuciones”. Desde diciembre han crecido entre 40 y 113 euros. Las asociaciones lo ven aún “insuficiente”

Los militares se manifestaron en septiembre para exigir retribuciones dignas
Los militares se manifestaron en septiembre para exigir retribuciones dignasLa Razón (Custom Credit)

El Ministerio de Defensa continúa dando pasos para mejorar los sueldos de los militares, los cuales considera “desfasados” tras 15 años sin modificaciones. A las pequeñas subidas llevadas a cabo desde diciembre se une una nueva que hará que, a partir del 1 de abril y con efecto retroactivo a 1 de enero, el sueldo de los uniformados aumente entre 17,13 y 59,9 euros. En su conjunto, desde finales de 2020 las nóminas de los militares habrán aumentado entre los 40,1 y los 113,1 euros, según el empleo y el destino.

Así se desprende del documento que la ministra de Defensa, Margarita Robles, y las asociaciones que forman parte del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas) consensuaron ayer por la tarde un un pleno extraordinario. Según el documento, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, al ser las Fuerzas Armadas cada vez más requeridas y asumir mayores responsabilidades, era necesario llevar a cabo esa adecuación de sus salarios. Algo que, a juicio de las asociaciones, es un primer paso, aunque consideran que no es suficiente.

En concreto, el borrador que Defensa presentó a las asociaciones incluye todas las medidas que, en este sentido, ha estado implantando el Ministerio desde diciembre, entre las que también está el aumento del 0,9% para todos los empleados públicos. En total, el gasto ascenderá a 198.098.622 euros para 133.282 militares, el 56% de ellos de las escalas de Tropa y Marinería. Una cifra algo superior de la que vendió el pasado noviembre la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, cuando presentó los Presupuestos de su Departamento para 2021.

Soldados y marineros

En primer lugar, el Ministerio ya adaptó el Complemento de Empleo de soldado y marinero al nivel 14, mínimo del complemento de destino del funcionario, con un coste estimado para el año 2021 de 14.831.589 euros, lo que beneficia a un total de 43.469 militares de la escala de Tropa y Marinería de dichos empleos. Anteriormente, su nivel era el 13 y las asociaciones reclamaban el 16.

También ha incrementado las cuantías de los 13 primeros tipos del Componente Singular del Complemento Específico asignado a los puestos que pueden ser ocupados por el personal militar. Se trata de la parte del sueldo que “retribuye las especiales condiciones en que la unidad de destino desarrolla su actividad, así como, dentro de ella, las particulares condiciones de responsabilidad, preparación técnica, peligrosidad y penosidad del puesto”. El coste total de este aumento asciende a 66.006.271 euros y beneficia a un total de 106.819 puestos.

Además, aprobó otra de las reivindicaciones históricas: la eliminación del recorte retributivo al personal en reserva al cumplir 63 años. Una medida, aprobada en diciembre y con efectos de 1 de noviembre de 2020, cuyo coste estimado para este año es de 9,1 millones en 2021 y beneficiará a 2.975 efectivos.

La última medida, ayer

La última de las medidas fue la que se presentó ayer: la revisión del Componente General del Complemento Específico, que es lo que se percibe en función del empleo que se tenga, siguiendo un orden jerárquico dentro de cada categoría, para adecuarlo a las necesidades del personal de las Fuerzas Armadas.

Aumentará entre un 3% (general de Ejército, almirante general, general del Aire, teniente general o almirante) y un 13,1% (soldado, marinero, alférez o alférez de fragata). Los que más notarán este aumento serán los comandantes o los capitanes de corbeta (59,9 euros), mientras que en el lado opuesto están los cabos (17,13 euros).

En su conjunto, todas estas medidas arrojan una subida global de entre 40,1 y 113,1 euros. Los más beneficiados serán los militares con el empleo de brigada, seguidos de los comandantes o capitanes de corbeta (109,2 euros). En el caso de la escala de Tropa y Marinería, el aumento va de los 75,3 euros para los 18.606 cabos con una relación de carácter temporal a los 102,6 euros de los 63 soldados o marineros con una relación permanente.

Oficiales generales

En lo que se refiere a los oficiales generales, la subida va de los 79,7 euros de los 204 generales de brigada o contralmirantes hasta los 89,4 euros para los 46 uniformados que ostentan el empleo de general de Ejército, almirante general, general del Aire, teniente general o almirante.

La intención del Ministerio es que esta última subida sea ya una realidad completa el la nómina del mes de abril y que tenga efectos retroactivos de 1 de enero. De ahí que el Real Decreto que sustituirá al de 2005 pasará por el Consejo de Ministros antes de que acabe el mes.

Es una modificación que afectará al Anexo III del Reglamento de retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas, esto es, al que regula el ya citado Componente General del Complemento Específico. Algo que Defensa cree que “está justificado por una razón de interés general”.

Aún “insuficiente”

Este nuevo aumento ha sido recibido de diferente forma por parte de las asociaciones, aunque la tónica general es la de considerarlo “un primer paso”. Eso sí, dejan claro que no es suficiente. Así, desde la Unión de Militares de Tropa (UMT) apuntan que, aunque “todavía es poco, se van viendo pasitos”. Mientras, desde la Asociación Profesional de Tropa y Marinería (ATME) hablan de “pasos tímidos” por parte de Defensa y recalcan que “no colma ni satisface las demandas retributivas de los militares”. Y exigen, entre otras medidas, que se paguen las horas extraordinarias o que se revise el Complemento de Dedicación Especial.

Estas dos asociaciones son las que protagonizaron el pasado mes de septiembre la primera manifestación de militares ante el Congreso, en la que exigían “retribuciones dignas”. Y mantienen para el próximo 3 de abril una nueva concentración ante la Cámara Baja, la cual instó el pasado noviembre al Gobierno a subir el sueldo a los militares.

Por su parte, desde la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) apuntan que “es una noticia bien recibida”, pero consideran que “sigue siendo poco pan para hoy y hambre para mañana”. De ahí que reclamen un nuevo reglamento de retribuciones con una implantación progresiva que sitúe al militar socialmente en el lugar que le corresponde.

También se pronunciaron desde la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), que considera que aún queda por delante “un largo y conflictivo camino por recorrer”. Si bien consideran “un logro conseguir una mejora salarial”, la consideran “a todas luces insuficiente” y critican que las nuevas medidas presentadas por Defensa estaban ya “cocinadas” y no se permitió la participación de los representantes de los militares.