La AVT se encara con Sánchez: las armas destruidas son las que utilizaban los etarras a los que usted beneficia

Han pedido que el hierro resultante de la fundición se utilice para placas en recuerdo de las víctimas

Han pedido que el hierro resultante de la fundición se utilice para placas en recuerdo de las víctimas.
Han pedido que el hierro resultante de la fundición se utilice para placas en recuerdo de las víctimas.jmzav

“Estas son las armas que utilizaban los etarras que ustedes acercan ahora al País Vasco y Navarra”. Los representantes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo presentes en el acto de esta mañana en Valdemoro han aprovechado para dirigirse al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

La presidenta de la asociación Maite Araluce y el consejero, Miguel Folguera, les han recriminado, cara a cara, que las armas que habían sido destruidas “son las que empuñaban los terroristas que acerca cada viernes al País Vasco y Navarra, los mismos terroristas que se niegan a colaborar para esclarecer los atentados sin resolver”. “Con estas armas, asesinaron a nuestros familiares y nos destrozaron la vida”.

Además, la AVT ha aprovechado la presencia de Sánchez para afearle que les reciba y que no se les dé a las víctimas del terrorismo una explicación por los acercamientos que cada viernes generan tanto dolor “en nuestro colectivo”. Asimismo, según fuentes de la AVT, “hemos incidido en que ETA no ha entregado ninguna de esas armas, ha sido el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el que ha hecho posible su destrucción”.

La AVT ha asistido a este acto como homenaje a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por su encomiable labor en la lucha contra el terrorismo en nuestro país. Profesionales que se han dejado la vida, en muchos casos literalmente, luchando contra ETA, GRAPO y otras organizaciones terroristas. Más de 50 años de trabajo incansable contra unos asesinos que han dejado multitud de vidas rotas, agregan.

Por ello, la AVT ha solicitado a los organizadores del acto, que el “hierro” resultante se utilice para la realización de placas en homenaje a las víctimas del terrorismo.