Pistolas y subfusiles, las armas favoritas de los crímenes de ETA

Componían el arsenal con el que perpetraron el 60% de los atentados. Las compraban en el mercado negro o simplemente las robaban, incluso en periodos de falsa «tregua»

Pistolas y subfusiles, las armas favoritas de los crímenes de ETA
Pistolas y subfusiles, las armas favoritas de los crímenes de ETALa Razón (Custom Credit)

La destrucción de armas de ETA escenificada esta semana en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro, además de las valoraciones políticas que se han hecho del acto, ha puesto sobre la mesa la pregunta del origen de todo ese material con el que se cometieron tantos atentados. La banda ha utilizado todos los métodos posibles, desde la compra al robo, aunque en algunas ocasiones su ambición por lograr instrumentos sofisticados, como misiles, le costara perder algunos de sus almacenes más secretos en Francia.

Noticias relacionadas


El tiro en la nuca y bocajarro ha sido uno de los métodos más habituales de ETA para acabar con sus víctimas, aunque para los grandes atentados ha utilizado coches bomba cargados de explosivos. Más del 60% de las acciones criminales fueron perpetradas con armas contra personas.

A lo largo de su siniestra historia, la banda ha utilizado diversas armas, cortas y largas, en especial pistolas y subfusiles, algunos de los cuales llegó a fabricar con relativo éxito en un taller clandestino de Francia.

 Vista de los de varios centenares de armas incautadas en décadas pasadas a las bandas terroristas ETA y GRAPO antes de ser destruidas durante un acto celebrado en la Academia de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid).
Vista de los de varios centenares de armas incautadas en décadas pasadas a las bandas terroristas ETA y GRAPO antes de ser destruidas durante un acto celebrado en la Academia de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid). Chema MoyaEFE

En sus comienzos, sus terroristas llevaban pistolas Astra que, aunque fabricadas en el País Vasco, procedían de la Checoslovaquia comunista. Eran los tiempos en que la banda, de forma engañosa, se presentaba, en especial en el extranjero, como una «milicia antifranquista», aunque lo era y siempre ha sido un grupo terrorista de carácter separatista, al que nunca le ha importado que en España hubiera una dictadura o una democracia, como desgraciadamente demuestra que el mayor número de víctimas se produjeran a partir de la muerte de Francisco Franco.

Sin solución de continuidad, las Astras fueron sustituidas o complementadas por las Firebird de fabricación húngara, con mayor capacidad de fuego, que les daba ventaja sobre las que tenían las Fuerzas de Seguridad.

Firebird
Junto con la Astra, de fabricación española pero compradas en Checoslavaquia, fue una de las primeras pistolas de ETA
Firebird Junto con la Astra, de fabricación española pero compradas en Checoslavaquia, fue una de las primeras pistolas de ETAETA ARMAS Y VICTIMAS ETA ARMAS Y VICTIMAS

Era de la década de los setenta, cuando la actividad de ETA iba in crescendo hasta que se llegó a los fatídicos 1979 y 1980, los «años del plomo», en que el número de asesinatos se aproximó a los dos centenares. 80 y 98, respectivamente. Un atentado seguía a otro, con policías y guardias civiles como principales objetivos.

Para entonces, la banda contaba con una pistola más eficaz para sus fines, de fácil manejo y con gran capacidad de fuego: la Browning GP 35, de origen belga, cuyos primeros modelos datan de 1934 y que fue adoptada por varios ejércitos. Durante la ocupación nazi de Bélgica, se llegaron fabricar 300.000 de estas pistolas que fueron destinadas a las temidas Waffen SS.

La banda terrorista las adquirió en el mercado negro y raro era el «comando» que era desarticulado que no tenía en su poder alguna de estas pistolas

Mat
En sus diversos modelos, fue utilizado para atentados contra las patrullas de las Fuerzas de Seguridad y otro tipo de o bjetivos
Mat En sus diversos modelos, fue utilizado para atentados contra las patrullas de las Fuerzas de Seguridad y otro tipo de o bjetivosETA ARMAS Y VICTIMAS ETA ARMAS Y VICTIMAS

Los subfusiles, como el STEN MK II, el MAT 1949 y, sobre todo la UZI, también formaban parte de la dotación de las células terroristas y con ellos se cometieron atentados masivos contra miembros de las Fuerzas de Seguridad, como los perpetrados en Ispáster y en Zarauz, en los que murieron un total de 10 guardias civiles.

El STEN protagonizó el primer intento por parte de ETA de fabricar una réplica, pero fue un fracaso ya que, al final, las piezas no ensamblaban y carecían de operatividad.

Sten MK
Otro de los suibfusiles que eran de diotación de los «comandos». ETA lo intentó fabricar, pero fracasó
Sten MK Otro de los suibfusiles que eran de diotación de los «comandos». ETA lo intentó fabricar, pero fracasó ETA ARMAS Y VICTIMAS ETA ARMAS Y VICTIMAS

Sí lo consiguió con el UZI, de origen israelí. En 1989, el ingeniero francés Pierre Fagant (que trabajaba en la empresa que construía el Airbus), junto con otros etarras, habilitaron un sótano en la localidad gala de Bidart, en el caserío Etxebarne. Sus compinches eran Pedro María Gorospe, Pedro Múgica y Jesús Martín Castañares. Se trataba del gran centro del «aparato de Fabricación» de ETA, que mandaba José Arregui, «Fiti».

Prueba de sus efectivad, es que llegaron a entregar a la dirección de la banda 438 subfusiles en perfecto estado de uso.

Disponían de todo tipo de máquinas para hacer las piezas y ensamblarlas y de una galería de tiro, perfectamente insonorizada, donde se probaban las armas antes de ser entregadas a los asesinos. En febrero de 1993, la Policía francesa, con información aportada por la Policía española, logró desmantelar el taller. En esos momentos, se incautaron elementos para fabricar un millar de UZIs, como para dotar a un auténtico ejército.

Uzi
ETA logró fabricar más de 400 réplicas de este arma en un taller clandestino de Francia, desmantelado en 1993  en Bidart
Uzi ETA logró fabricar más de 400 réplicas de este arma en un taller clandestino de Francia, desmantelado en 1993 en BidartETA ARMAS Y VICTIMAS ETA ARMAS Y VICTIMAS

Robo de armamento

Pero no todo eran compras en el mercado negro o fabricación propia. ETA utilizó también los robos para conseguir armas y, en un caso, se hizo con 100 pistolas Sig Sauer por un fallo policial.

El 2 de febrero de 1983, y gracias a la información aportada por el antiguo ertzaina José Ignacio de Juana Chaos, que después formó parte del «comando Madrid», una célula compuesta por doce etarras irrumpió en la Diputación Foral de Guipúzcoa, redujeron y maniataron a nueve agentes de la Ertzaintza y obligaron a uno de ellos a abrir el armero, del que se llevaron 112 pistolas STAR 28 DA así como 6.340 cartuchos, que fueron utilizados en posteriores atentados.

Años más tarde, en 2006, en una de las falsas treguas de ETA, una célula perpetró otro robo de pistolas en la localidad francesa de Vauvert (cerca de Nimes). De la empresa SIDAM fueron sustraídas unas 350, entre pistolas y revólveres. El Gobierno socialista, que negociaba con la banda, se negó a reconocer que fuera un acto terrorista hasta que las evidencias lo acreditaron. Algunas de estas armas no han aparecido pese a la entrega que organizó ETA dentro de la parafernalia para instrumentalizar su final de actividades, no voluntario sino obligado por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad.

“Operación Sokoa”

El éxito cosechado con la «operación Sokoa», en la que la venta controlada de dos misiles, que llevaban un transmisor, permitió descubrir uno de los grandes almacenes clandestinos de la banda, animó a los responsables de Interior a intentarlo de nuevo para capturar a los terroristas que se ocupaban del suministro de armas. Las vigilancias fallaron y el resultado fue que un centenar de pistolas Sig Sauer P226 terminaron en manos de los etarras. Con ellas también se cometieron atentados.

No son sólo estas todas las armas que ha utilizado la banda. En la década de los 70 compró en el mercado negro decenas de Ingram M-10, pistolas-ametralladoras norteamericanas conocidas como Mariettas. Una de ellas fue encontrada en poder del «comando Madrid» desarticulado por la Policía en 1987 y el que formaban parte los pistoleros De Juana Chaos y Antonio Troitiño.

También se hicieron con fusiles de asalto tipo Cetme, del mismo calibre y apariencia, con AK-47 Kalashnikov rusos y los M-16 estadounidenses, aunque prácticamente no fueron utilizados en atentados. Incluso, con fusiles de largo alcance con mira.

Crímenes sin resolver

Los «novios de Cádiz» (6/1/1979)
El guardia civil Antonio y su pareja, Hortensia, fueron acribillados a balazos hace 42 años. Seis de los proyectiles fueron disparados por un subfusil STEN.
Atentado de Ispáster (1/2/1980)
Fue un ataque con subfusiles y granadas. Seis guardias civiles fueron asesinados tras ser emboscado el convoy en el que iban escoltando a trabajadores y armas de una fábrica cercana.
José Calvo de la Hoz (12/4/1989)
El asesinato del sargento de la Guardia Civil supuso la escenificación del fin de las conversaciones de Argel. Dos hombres y una mujer le dispararon cuando se encontraba en su vehículo. dieron a la fuga en un automóvil robado.