Hasel no paga una multa de 30.000 euros y suma otros 16 meses de cárcel

Tras declararse insolvente, la Audiencia aumenta la pena de nueve meses de cárcel a la que fue condenado por enaltecer el terrorismo e injurias a la Corona y a las instituciones del Estado

Una manifestación con enfrentamientos con los Mossos en defensa de la libertad de Pablo Hasél y los derechos sociales en Barcelona, el pasado 6 de marzo
Una manifestación con enfrentamientos con los Mossos en defensa de la libertad de Pablo Hasél y los derechos sociales en Barcelona, el pasado 6 de marzoKike Rincón Europa Press

El rapero Pablo Hasel ha sumado a la condena de nueve meses de prisión que cumple en la actualidad por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a las instituciones del Estado otros 16 meses al no haber hecho frente a la multa de casi 30.000 euros a la que fue condenado después de haberse declarado insolvente.

El servicio de ejecutorias de la Audiencia Nacional ha acordado en un decreto que se realice una nueva liquidación de la condena impuesta a Hasel que supondrá, de hecho, que esa pena sea finalmente de dos años, un mes y diez días de cárcel.

Y es que en la sentencia ya se preveía que si no podía pagar las tres multas que se le imponían debían sustituirse por pena de cárcel: seis meses (que después la Sala de Apelación de la Audiencia rebajó a 84 días, lo que fue ratificado por el Supremo) en el caso de su condena por enaltecimiento; otros seis meses por la multa que llevaba aparejada la pena por injurias a la Corona y, por último, otros siete meses y 15 días por la de injurias a las instituciones del Estado. En total, algo más de 16 meses de prisión que ahora se añadirán a los nueve meses que le llevaron a prisión.

Hasel, que acumula otras condenas y causas abiertas, ingresó en la cárcel de Lérida el pasado 16 de febrero para cumplir esa condena de nueve meses que le impuso en 2018 la Audiencia Nacional -y que fue ratificada por el Supremo- por enaltecimiento del terrorismo, al alabar a ETA y los Grapo en su cuenta de Twitter. Su encarcelamiento provocó varias noches de protestas y disturbios, sobre todo en Barcelona.

Embargo de bienes

Al no hacer frente a esos pagos, la Audiencia Nacional acordó el pasado 17 de febrero el embargo de los bienes del procesado, pero en el decreto el servicio de ejecutorias deja constancia de que esas gestiones no han dado “resultado positivo alguno, desconociéndose nuevos bienes susceptibles” de embargo con los que pueda satisfacer las cantidades a las que fue condenado.

Ante esa situación, la Audiencia ha certificado la insolvencia del rapero, “sin perjuicio de que si en el futuro mejora de fortuna se proceda en consecuencia” a embargarle sus bienes, lo que supondría la rebaja automática de los meses de prisión que ahora se le suman en la medida que cubran las multas impuestas en sentencia firme.

El rapero acumula otras condenas firmes: la primera, de dos años de cárcel por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda, que no obstante quedó en suspenso por orden de la Audiencia Nacional al no tener antecedentes penales. Además, fue condenado a otros dos años y medio por amenazar a un testigo de un juicio, que la Audiencia de Lérida confirmó recientemente.