Las diez claves para entender por qué Pablo Iglesias deja el Gobierno

El vicepresidente segundo ha anunciado que le disputará la Presidencia a Isabel Díaz Ayuso

Nuevo giro en la política española. Tras el tsunami de la semana pasada protagonizado por la moción de censura fallida en Murcia contra el presidente de esta región, Fernando López Miras, este lunes se ha conocido que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, le disputará la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

1. Disputas en el seno de coalición

En las últimas semanas, las discrepancias entre los dos miembros de la coalición se han intensificado debido a las diferencias en temas relacionados con la vivienda, la ley “trans” o las disputas en temas de igualdad o de cómo afrontar la reforma laboral.

2. Iglesias: atrapado entre Dina y Villarejo

El caso Dina lo compromete, por las dudas con respecto a su actuación con la memoria que contenía información sensible, como material íntimo, de Dina Bousselham, antigua colaboradora del líder de Unidas Podemos y editora del periódico Última Hora. Además, los tentáculos del excomisario Villarejo también llegan hasta el líder de Unidas Podemos.

3. Su liderazgo, en el punto de mira

Desde que aterrizó en el Gobierno, la valoración del vicepresidente segundo va en caída libre. Según los datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Pablo Iglesias e Irene Montero son, con diferencia, los dos miembros del gabinete ministerial peor valorados por los ciudadanos.

4. La mala candidatura de Isa Serra

Con su salida del Gobierno, Iglesias pone toda la carne en el asador. En Unidas Podemos eran conscientes de que su candidata, Isa Serra, no se podía presentar por los embrollos judiciales que le persiguen y ante la posibilidad de cosechar unos resultados tan malos como en la anterior convocatoria, la entrada de Pablo Iglesias da un vuelco y pone el contador a cero.

5. Elecciones en clave nacional

Con la presentación de su candidatura, Pablo Iglesias coloca a las elecciones autonómicas en clave nacional. Se tratará de un disputa política en la que se miden las fuerzas de izquierda, con las iniciativas que él representa, frente a las políticas de derecha, que personifica Isabel Díaz Ayuso. “O comunismo o libertad”; es el lema de la candidatura de los populares que escenifica la crispación y la tensión que existe en la sociedad a día de hoy.

6. Consecuencia del terremoto de Cs

El movimiento del todavía vicepresidente es otra de las consecuencias del terremoto político de la semana pasada. Un efecto dominó que provocó la moción de censura impulsada por Ciudadanos y el PSOE en Murcia, que llevó a Ayuso a romper con Cs en Madrid y a convocar elecciones anticipadas. Unas elecciones que ya son firmes después de que la justicia madrileña rechazara tomar medidas cautelares para paralizar los comicios y ante el rechazo de la Asamblea de Madrid de recurrir al auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJC).

7. Unificar la izquierda en Madrid

Iglesias ha hecho un llamamiento a Más Madrid, la formación creada por el cofundador de Podemos Íñigo Errejón, a presentarse en una lista conjunta al 4 de mayo. Según Iglesias, la “unidad de la izquierda transformadora” es un “deber político y ético” para quienes son madrileños y de izquierdas y un “clamor” de la sociedad. No olvidemos, que en estos momentos hay un sopa de partidos en los que está Más País con Íñigo Errejón, cuya candidata Mónica García, es una representante del sector sanitario en medio de la pandemia. Por otro lado, está la representada por Ángel Gabilondo, que personifica el sosiego de izquierda frente a las ideas más radicales del ya candidato de Unidas Podemos.

8. La democracia amenazada por la derecha trumpista

Tal y como el propio vicepresidente segundo ha dicho durante su comparecencia a través de un vídeo en las redes sociales, Pablo Iglesias ha presentado su candidatura porque “hay millones de personas de izquierdas que saben que el hecho de que esta derecha “trumpista” esté gobernando hoy en Madrid tiene mucho que ver con la rupturas que se produjeron hace unos años”. En su opinión, “lo que nos estamos jugando, la democracia, la sanidad, la educación de nuestros hijos, les lo suficientemente importante como para que seamos capaces de intentar esa unidad que nos está pidiendo toda la gente de izquierdas”, ha dicho para justificar su salida del Gobierno de coalición en medio de la Legislatura.

9. Caída libre en las elecciones generales

Con este giro, Iglesias tendrá que enfrentarse a las urnas, algo que no le ha ido nada bien a la formación desde su fundación en 2015. El partido de Pablo Iglesias va dejándose votos en cada cita con las urnas. En los últimos meses y en cada cita electoral autonómica (gallega, vasca y catalana), la formación ha ido perdiendo aún más apoyos y todo ello pese a disponer de un altavoz desde el Gobierno central. Ahora, el líder de Unidas Podemos ha decidido que sea él mismo quien lidere la formación morada en unos comicios que no estaban previstos ante la semana pasada.

10. La sucesión en el partido

El líder de Unidas Podemos más allá de anunciar su marcha del Gobierno de coalición, ha marcado ya el camino de la formación morada para los próximos años. Antes de señalar que será la actual ministra de Trabajo quien le sustituya al frente de la vicepresidencia segunda, Iglesias ha señalado a la ministra de Trabajo, como su sucesora para liderar el partido y ser la candidata en las próximas elecciones generales, prevista para 2023.