El día en el que Felipe VI rompió con Don Juan Carlos

Hoy se cumple un año del comunicado de Zarzuela en el que se hizó publica la decisión del Rey de renunciar a la herencia que le pudiera corresponder de Don Juan Carlos

FILE PHOTO: FILE PHOTO: Spain's King Juan Carlos and his son Crown Prince Felipe (R) hug each other as they attend the signature ceremony of the act of abdication at the Royal Palace in Madrid, June 18, 2014. REUTERS/Juan Medina/File Photo/File Photo
FILE PHOTO: FILE PHOTO: Spain's King Juan Carlos and his son Crown Prince Felipe (R) hug each other as they attend the signature ceremony of the act of abdication at the Royal Palace in Madrid, June 18, 2014. REUTERS/Juan Medina/File Photo/File Photo FOTO: Juan Medina REUTERS

Acababa de empezar un confinamiento y una crisis sanitaria que se estimaba iba a durar semanas o, al menos, pocos meses y Zarzuela, en una tarde de domingo hace hoy exactamente un año, hacía público un comunicado poro menos que histórico. Felipe Vi había tomado la decisión de retirarle la asignación a Juan Carlos I y a renunciar a la herencia económica que pudiera corresponderle.

El rey Felipe VI acude al encuentro con el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, este viernes en el Palacio Real de Madrid.- -EFE/Ballesteros POOL
El rey Felipe VI acude al encuentro con el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, este viernes en el Palacio Real de Madrid.- -EFE/Ballesteros POOL FOTO: Ballesteros EFE

El comunicado de Zarzuela especifica asimismo que “Don Juan Carlos tiene conocimiento de su decisión [la de Felipe VI] de renunciar a la herencia de Don Juan Carlos que personalmente le pudiera corresponder, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben informar la actividad de la Corona». El primero de los puntos del comunicado de la Casa de S. M. el Rey recuerdaba la promesa de transparencia y limpieza en las cuentas de la Institución que hizo Felipe VI en su proclamación en Cortes hace ya 5 años y, en concreto, a que “la Corona debe (…) velar por la dignidad de la Institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social” ya que esta será la única manera de hacerse “acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones”.

Por su fuera poco, lo conocido durante el último año en torno a la figura del rey Juan Carlos ha deparado una catarata de críticas hacia su comportamiento, encabezada por el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que lo ha tachado de “incívica”.

Para el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada Agustín Ruiz Robledo, es preciso distinguir la perspectiva ciudadana de la jurídica cuando se habla del padre de Felipe VI.

“Ha sido un rey muy popular, pero ya no se puede tener la misma opinión de alguien que ha hecho dos regularizaciones fiscales. Pero desde el punto de vista jurídico, le protege la presunción de inocencia y puede volver a España si quiere”, explica a Efe Ruiz Robledo. Frente al deterioro de la imagen de don Juan Carlos, Ruiz Robledo estima que “la figura de Felipe VI se está agrandando, porque sabe cuál es su papel y está actuando correctamente”.

El cortafuegos trazado por Felipe VI con su padre ha sido plenamente respaldado desde el Gobierno, que se ha afanado en subrayar que la Corona no está en riesgo y que, en el caso del anterior jefe del Estado, “se juzgan personas, no a la institución”.