Robles premia con un puesto en Washington al ex JEMAD tras acusarle de vacunarse antes de tiempo

La ministra dijo que el general Villarroya se vacunó a sus espaldas gracias a una orden que dictó él mismo, pese a carecer de competencias para ello

La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto al general Villarroya durante la toma de posesión del nuevo JEMAD
La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto al general Villarroya durante la toma de posesión del nuevo JEMADRicardo Rubio Europa Press

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha otorgado un puesto con residencia en Washington (Estados Unidos) al ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general del Aire Miguel Ángel Villarroya, quien dimitió del cargo hace casi dos meses como consecuencia de la polémica generada por el proceso de vacunación en el seno de las Fuerzas Armadas. Se trata del segundo “premio” que recibe poco después de su cese y de haber sido acusado en público en dos ocasiones por el Ministerio.

Así queda reflejado en el Boletín Oficial de la Defensa (BOD), donde se publica el nombramiento del general Villarroya como nuevo consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) y asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica.

Se trata de un puesto con residencia en Washington y que el general del Ejército del Aire ocupará después de haber pasado a la reserva, después de haber presentado a la ministra su cese como máximo jefe de la cúpula militar el pasado mes de enero, siendo sustituido en el cargo por el almirante general Teodoro Esteban López Calderón, anterior Jefe de Estado Mayor de la Armada (Ajema).

Polémica y acusaciones

La dimisión del entonces JEMAD se produjo tras salir a la luz que tanto él como otros altos cargos del Estado Mayor de la Defensa (EMAD) habían recibido la vacuna contra el Covid-19 antes de tiempo, saltándose los protocolos previstos de vacunación en las Fuerzas Armadas. Una actuación que ya fue criticada duramente en su día en el Congreso de los Diputados por la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, quien le acusó de haberse colado.

Además, la pasada semana, ante la Comisión de Defensa de la Cámara Baja, la ministra Robles aseguró tajante que el general Villarroya había dictado su propia instrucción de vacunación dentro del EMAD sin haberla informado a ella ni a la subsecretaria, responsable política del proceso de vacunación para los dos Ejércitos y la Armada.

En esa instrucción, el JEMAD daba orden para la vacunación de un total de 370 personas dentro del EMAD, empezando por él mismo, asumiendo competencias “que no le correspondían” y con criterios distintos a los fijados por las autoridades sanitarias y los responsables del Ministerio de Defensa, según denunció Robles.

“Interpretación incorrecta”

Eso sí, pese a las acusaciones y las críticas, la ministra puso en valor los 40 años de “servicio a España” del general Villarroya, su hoja de servicios durante su carrera militar y trató de defenderle apuntando que había hecho una “interpretación incorrecta” de la estrategia de vacunación y que su “voluntad” no era “adelantarse turnos”.

De ahí que haya apostado por él para concederle este puesto como representante de Defensa en Estados Unidos, el cual llega poco después de que el Gobierno aprobase su ingreso en la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, en la cual se tiene en cuenta, tanto para ingresar como para ascender, la “constancia e intachable conducta en el servicio”.