Muere Nabody, la niña de dos años que llegó este martes a Canarias en patera

Sanitarios de Cruz Roja consiguieron reanimarla en el muelle de Arguineguín el pasado martes tras su llegada en una patera

Thumbnail

El drama migratorio en las Islas Canarias tiene un nombre propio. Es el de Nabody, una pequeña de origen malinés que llegó el martes pasado a bordo de una patera al muelle de Arguineguín en Gran Canaria. Superó una parada cardiorrespiratoria al llegar a la Isla y permanecía en la unidad de medicina intensiva del hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria en estado crítico, sin embargo, pese a los esfuerzos de los profesionales, no pudo recuperarse de los daños que sufría su organismo.

Su imagen, inconsciente en el muelle, nos sobrecogió a todos la semana pasada. La embarcación en la que llegó permaneció varias días a la deriva hasta que fue localizada por Salvamento Marítimo con 52 personas a bordo: 29 mujeres, 14 hombres y nueve menores.

Al llegar al muelle de Arguineguín, rápidamente, dos voluntarios de Cruz Roja intentaron reanimarla dado que llegó sin pulso al muelle. Otros seis menores fueron trasladado al hospital con hipotermia moderada.

Su historia pone rostro a las cifras de la inmigración que durante el último año se reproducen en la Prensa. Mucho se ha dicho sobre que el perfil de los inmigrantes que está llegando al archipiélago es mayoritariamente masculino y magrebíes, sin embargo, entre las decenas de miles de personas que deciden jugarse la vida también hay pequeños, que o bien llegan solos o con sus familias, y que huyen de conflictos bélicos enquistados como es el caso de Mali, donde la pobreza y la violencia yihadista empuja a sus habitantes a jugarse la vida y tratar de llegar a Europa.

La muerte de la pequeña ha hecho aumentar hasta 19 el número de personas inmigrantes que han fallecido tratando de alcanzar un nuevo país en la ruta canaria en lo que va de 2021, teniendo en cuenta solo aquellos de los que se tiene constancia en las islas, bien porque acabaron sus días ya en tierra, porque hallaron sus cadáveres en las pateras o porque sus compañeros de travesía han manifestado que perecieron en el mar. Hasta el 15 de marzo, llegaron a las islas 239 inmigrantes, un 119 % más que en la quincena anterior.