Cuando Abascal quiso emular a Franco

El líder de Vox participó en 2018 en la carrera que recuerda la gesta del entonces comandante de la Legión en 1921

Santiago Abascal con un legionario el día que participó en la carrera de Ronda
Santiago Abascal con un legionario el día que participó en la carrera de RondatwitterLa Razón

En 1921, caído Monte Arruit y completado el desastre de Annual, Melilla era el siguiente objetivo de los rebeldes rifeños de Abd El Krim.

La Legión, creada solo un año antes por el teniente coronel Millán Astray, se movilizó el 21 de julio desde la parte más occidental de la costa africana, donde la I Bandera del comandante Franco emprendió una marcha de un centenar de kilómetros bajo un sol abrasador, hasta llegar a pie a Tetuán. Desde allí, en tren, se trasladó a Ceuta y sumó sus fuerzas a la II Bandera del comandante Fontanés. Lo demás es historia: a mediodía del 24 de julio, Melilla respiró entre vítores mientras escuchaba el discurso de Millán-Astray.

La famosa marcha de Franco inspira otras pruebas bajo el auspicio de la Legión, entre las que destaca la carrera 101 de Ronda (Málaga), “una locura”, considerada “una de las más fuertes del mundo”, explica el abogado Guillermo Rocafort. Una dura experiencia a la que se sometió en 2018 el actual líder de Vox, Santiago Abascal.

El político bilbaíno completó la mítica carrera -organizada por el Tercio Alejandro Farnesio desde 1995- en 21 horas, 27 minutos y 20 segundos junto a otros amigos.

La prueba “intenta ser una imitación de esa marcha forzada” comandada por Franco, pero, “lógicamente, dentro de unos parámetros más razonables”, afirma Rocafort. No coinciden directamente, aunque sí “en su esencia y su espíritu”. Porque la marcha original “realmente fueron poco más de 30 horas, durante un día entero, una noche y parte de otra”, apunta. En la prueba rondeña “se homogeiniza”, en busca de “algo más comercial”, y “se redondea en 24 horas”.

En la última que corrió el propio Rocafort, en 2019, “hubo miles de bajas”, es “tremendamente dura”, asegura.

Acerca de la marcha de 1921, el letrado, responsable de la Plataforma Millán Astray, destaca que “aguantar una marcha de esa naturaleza, con todo el equipo, durante una treintena de horas, es algo sobrenatural”.

La estatua que acaba de ser retirada por la Asamblea de Melilla recuerda precisamente ese episodio protagonizado por el comandante Franco.

Hoy día, civiles y soldados compiten por completar la distancia de la prueba de Ronda en tres categorías: ciclismo de montaña, corredores individuales y equipos de trail.

Cuando participó Santiago Abascal, el ganador fue el corredor catalán Joan Marc Falcó, con un tiempo de 8 horas y 51 minutos. Entre las mujeres se impuso Ana Cerván, que completó el recorrido en poco más de 11 horas y 26 minutos a través de las localidades de Ronda, Arriate, Alcalá del Valle, Setenil de las Bodegas, Montejaque y Benaoján.

Entonces se criticó duramente al líder de Vox, que había dicho que “la mujer no puede competir al mismo nivel que el hombre”.