Iglesias renuncia a su escaño en el Congreso y el próximo martes dejará el Gobierno

El todavía vicepresidente segundo pone fin a seis años como diputado, pero podrá votar hoy la convalidación del decreto ley de 11.000 millones de euros en ayudas directas a empresas

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aplaude al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (d), durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aplaude al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (d), durante una sesión plenaria en el Congreso de los DiputadosEUROPA PRESS/A.Ortega.POOL

El vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias ha presentado hoy en el registro del Congreso de los Diputados su renuncia a su escaño en la Cámara Baja, un acto que tendrá efecto a partir de mañana viernes y que se produce un día después de que el también líder de Podemos anunciara, a preguntas de la oposición, que dejaría su asiento en el Congreso “antes incluso” que sus responsabilidades en el Gobierno.

De esta manera, Iglesias pierde uno de los tres cargos que mantiene en la actualidad -vicepresidente, diputado y secretario general de Podemos-. Unos pasos a los que se ha visto obligado a acelerar en el tiempo debido a que su equipo jurídico no había recaído en la ley electoral de la Comunidad de Madrid que hace incompatible que un cargo del Gobierno pueda, a su vez, ser cabeza de lista para las elecciones madrileñas. El deseo del vicepresidente era el de aguantar ambos cargos hasta el inicio de la campaña electoral -esto es el 18 de abril- sin embargo, la obligatoriedad de la ley electoral de cesar de su cargo para poder ratificar su lista electoral, ha provocado que sea el próximo martes cuando Iglesias deje su cargo en Moncloa.

A pesar de que el vicepresidente haya renunciado hoy a su acta de diputado, ello tendrá efectos a partir de mañana por lo que hoy podrá votar en el Congreso de los Diputados, donde precisamente se debate la convalidación del decreto-ley de medidas de apoyo a la solvencia empresarial con ayudas directas de 11.000 millones de euros. Un debate que produjo un duro enfrentamiento entre Unidas Podemos y Nadia Calviño y entre la vicepresidenta económica y el resto del equipo económico de Sánchez. El equipo socialista era partidario de conceder más ayudas directas a pymes y a autónomos en un momento, que entendían, crucial para este colectivo. Finalmente, el resultado del debate se saldó con que de los 11.000 millones de ayudas, 7.000 se dedicarán a ayudas directas -como defendía Unidas Podemos- que pedían destinar 8.000 millones a fondo perdido para pymes y autónomos, y la inmensa mayoría del equipo económico de Sánchez, incluida la ministra de Hacienda. Además de estos 7.000 millones, 1.000 millones se destinarán a un fondo de recapitalización de empresas medianas a través de la empresa pública estatal Cofides, y los 3.000 millones restantes a reestructuración de los créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que gestionará la banca.

Sin aforamiento

A partir de mañana, el vicepresidente, al renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados perderá todas las prerrogativas que lleva aparejada la condición de diputado, como el aforamiento ante el Tribunal Supremo. Hasta ahora tan solo podía ser investigado y juzgado por la Sala Penal de dicho tribunal. Sin embargo, a partir de ahora, perderá el fuero y si la Audiencia Nacional desea retomar sus investigaciones, en el caso de que apreciara indicios de delito, podría citarle como investigado.

Sin embargo, el vicepresidente a penas pasará un mes sin dicho aforamiento, dado que una vez que confirme en las urnas su escaño autonómico podrá convertirse en diputado de la Asamblea de Madrid, a no ser que decida no recoger su acta autonómica. Entonces, volverá a estar aforado -no ante el Tribunal Supremo- sino ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.