De los Cobos debería ser ascendido a general de la Guardia Civil por el Gobierno

Mandos de la Benemérita opinan que sería lo más justo después de la sentencia, dado que está calificado como número 1

El Coronel Diego Pérez de los Cobos
El Coronel Diego Pérez de los CobosJ F Largo (CUSTOM_CREDIT)La Razón

El coronel Diego Pérez de los Cobos debería ser ascendido a general de la Guardia Civil en un próximo Consejo de Ministros y sería la mejor fórmula del embrollo creado por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, al cesar, primero, al militar como jefe de la Comandancia de Madrid; y al excluirle de dicho ascenso, pese a estar calificado como número 1, según medios próximos a la Benemérita consultados por LA RAZÓN.

La sentencia supone una desautorización de plano de Marlaska y le coloca ante una complicada situación como jefe de las Fuerzas de Seguridad. El ascenso, pese a que ya ha anunciado que va a recurrir la sentencia, supondría “colocar las cosas en su sitio” y resolver este complicado asunto.

El coronel había sido calificado por el Consejo Superior de la Benemérita en primer lugar para el ascenso y, sin embargo, el Ejecutivo, en uso de sus prerrogativas, ya que los nombramientos de generales son una decisión que le incumbe en exclusiva, se saltó las recomendaciones que llegaban desde la propia Guardia Civil.

Pérez de los Cobos fue cesado como jefe de la Comandancia de Madrid y está destinado en la Inspección Central de Armas y Explosivos (ICAE), por negarse a facilitar información sobre una investigación en curso en torno a las convocatorias de determinados actos masivos (8-M) que se autorizaron al comienzo de la pandemia de coronavirus y que, según todos los indicios, contribuyeron a que hubiera un aumento de los contagios.

Según un documento interno de la propia Guardia Civil, la pérdida de confianza aducida por el ministro del Interior como causa del cese, se debió realmente a no haber informado “del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”.

Dicho documento estaba calificado como “reservado” y comprometía a la cúpula del Interior desmontando así las versiones que había ofrecido Marlaska en el sentido de que no se le había pedido ningún tipo de información sobre dichas pesquisas.

El otro motivo por el que Pérez de los Cobos no habría sido ascendido, según las citadas fuentes, fue la completa y profesional declaración que realizó en el juicio contra los implicados en la intentona del 1-O, en el que fueron condenados a diversas penas de prisión los que, a la postre, permitieron la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno y se convirtieron en sus socios necesarios en el Congreso de los Diputados.

En la calificación que se hizo en su día, Pérez de los Cobos fue situado en primer lugar por el Consejo Superior, pero el Gobierno ignoró esta recomendación y, según se interpreta en los medios consultados, le ha “castigó” por las citadas razones.

La evaluación para ascender a General la realiza el Consejo Superior de la Guardia Civil, un órgano compuesto por todos los generales en activo del instituto armado. Después de un proceso de evaluación objetiva, en función de los méritos de cada coronel según parámetros ponderados (destinos, expediente académico, cursos, condecoraciones,...), se celebra la reunión con el fin de proceder a la evaluación de los coroneles para ascenso; cada uno de los generales asigna una puntuación a cada Coronel y de la suma de todas ellas, junto con la obtenida en la parte objetiva, resulta una puntuación final, cuyo resultado determina la idoneidad o no para el ascenso y, en su caso, el orden definitivo en el que deben producirse los mismos.

La evaluación tuvo lugar a primeros de julio del año pasado, transcurrido más de un mes desde que Pérez de los Cobos fuera cesado por Marlaska como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil; en aquella sesión, el Consejo Superior no sólo avaló la idoneidad de Pérez de los Cobos para ascender a general, sino que lo situó en el número 1 en el orden de prelación, agregan.

Fueran evaluadas dos promociones, aunque en esa fase final sólo entraban aquellos que habían superado con éxito el curso de ascenso a general, en este caso 24 coroneles.

Se levantó acta de esa evaluación que fue remitida a la directora general de la Benemérita. Entonces, se interpretó como un respaldo de la cúpula de la institución al coronel que acababa de ser cesado por Interior.

Con carácter previo a esa evaluación y a su cese, en el mes de abril, Pérez de los Cobos había obtenido el número uno en la encuesta que se realiza entre todos los componentes de su promoción, una encuesta en la que deben ordenar a sus compañeros en función de su idoneidad para el ascenso a general -sus compañeros le señalaron como el mejor- y, del mismo modo, también con anterioridad a su cese, había obtenido el número uno en la calificación provisional otorgada a todos los evaluados para el acenso por una comisión de generales designada al efecto.