El Supremo confirma la sanción a un sargento de La Legión que se presentó ebrio a formación

El coronel del Tercio de Ceuta le impuso un arresto de 25 días

Izado de la bandera de España a cargo de La Legión en la Plaza de  Colón de Madrid
Rubén Mondelo
Izado de la bandera de España a cargo de La Legión en la Plaza de Colón de Madrid Rubén MondeloRuben MóndeloLa Razón

La Legión da ejemplo y corrige a sus miembros cuando su conducta no se ajusta a las normas establecidas. Quienes denuestan a una de las unidades más admiradas, condecoradas y operativas de nuestras Fuerzas Armadas, y se quedan en lo exterior, con el paso de los gastadores con la cabra, una de sus tradiciones, deberían tomar nota de la disciplina interna que es que la hace de La Legión un elemento decisivo de la Defensa Nacional.

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto por la defensa de un sargento primero del Ejército de Tierra en Ceuta, con destino en el Tercio Duque de Alba II de La Legión, al que se le impuso una falta grave con 25 días de arresto en establecimiento militar al presentarse en su lugar de trabajo en estado de embriaguez.

El órgano judicial, según informa hoy “El Faro de Ceuta”, ratifica dicha sanción que se refiere a unos hechos ocurridos en febrero de 2018, a las 7:30 horas, cuando el sargento primero acudió a la formación de la Unidad para pasar lista de ordenanza, realizada en el acuartelamiento de Recarga, en estado de “acusada embriaguez”. Los síntomas fueron apreciados por los presentes, consistentes en “enrojecimiento de la piel, ojos vidriosos, habla pastosa, balbuceante, confusa e incoherente, además de imposibilidad de mantener la posición de firme puesto que se tambaleaba”, se recoge en la sentencia.

El coronel del Tercio ordenó la realización de una prueba de alcoholemia, que no pudo llevarse a cabo hasta las 13:00 horas ya que el afectado había abandonado el acuartelamiento. Cuando se le hizo la prueba, continuaba presentando síntomas.