El fiscal del ‘caso Ausbanc’ rechaza que la acusación contra Pineda sea “un montaje” policial de Villarejo

José Perals Calleja reconoce en el juicio que BBVA achacó a sus directivos que aportaran al procedimiento una denuncia falsa contra el presidente de la asociación

La Audiencia Nacional juzga a los líderes de Ausbanc y Manos Limpias, Luis Pineda y Miguel Bernad.
El presidente de Ausbanc, Luis Pineda (d), durante el juicio que se celebra en la Audiencia NacionalJavier LizónEFE

El fiscal del juicio del “caso Ausbanc”, José Perals Calleja, ha rechazado que la investigación policial y del Ministerio Público contra la organización de empresas liderada por Luis Pineda tenga su origen en “un montaje policial” urdido por el comisario José Manuel Villarejo. Así lo ha dicho el representante de la Fiscalía de la Audiencia Nacional en el escrito de conclusiones definitivas del juicio que se celebra contra Pineda, a quien reclama una pena de 116 años de cárcel, y contra el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, quien se enfrenta a una acusación de 24 años y 10 meses de prisión.

Perals Calleja, que ha asegurado que ambos eran los cabecillas de una organización criminal que se encargaba de extorsionar a entidades financieras, ha completado que estaba compuesta por “más de tres personas, con una vocación de permanencia y un reparto de tareas, entre Ausbanc y Manos Limpias, y que tenía la finalidad última de cometer delitos”.

En el mismo sentido, ha reconocido que de la documentación enviada a la causa procedente del “caso Villarejo” que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, se deduce que “el único el dato falso” de la denuncia sobre la supuesta extorsión de Ausbanc es que los directivos denunciaran los hechos “de forma anónima”.

Una entidad “atacada”

En este sentido, el fiscal ha defendido la actuación del BBVA, y ha explicado que lo que realmente pasó es que la entidad, al sentirse “atacada” por Ausbanc, entregó la información de la que disponía a la dirección de Seguridad del banco para presentar una denuncia anónima: “¿Qué derechos fundamentales se han violentado en este caso?”, preguntó el funcionario público.

Después Perals Calleja ha reiterado que la denuncia anónima inicial, que en realidad redactó y presentó un directivo de BBVA, se llevó a cabo “conforme a la jurisprudencia”. Y ha citado dos sentencias del Tribunal Supremo en este sentido, en las que se establece que “una delación anónima no causa indefensión. Es el vehículo para comenzar una investigación”.

Además, ha recordado que los policías que realizaron la investigación “negaron cualquier relación con Villarejo y [con el jefe de Seguridad de BBVA, José Luis] Corrochano”, e igualmente rechazaron haber llevado a cabo “ningún tipo de investigación prospectiva”, por lo que concluye que “no se deduce ningún tipo de actuación que haya violentado los derechos de los acusados”.

Siguió extorsionando tras ser detenido

También el fiscal, que ha asegurado que Pineda “siguió extorsionando pese a estar detenido”, “urdió muy bien la forma de extorsionar, muy sibilinamente”, ha completado Perals Calleja, que ha restado importancia a que BBVA retirara su acusación como perjudicado: “Se trata de un delito público” que ha investigado la Fiscalía, ha zanjado en su escrito de conclusiones definitivas.

En cuanto al hecho de que el comisario jubilado tuviera en su poder una copia de la denuncia anónima presentada por BBVA, el fiscal también ha quitado relevancia a este hecho, porque desde 2016 “la denuncia era ‘vox populi’ y estaba en poder de los abogados de BBVA y de todas las defensas. A lo mejor Villarejo lo copió y lo pegó. Accedió de alguna manera, la subrayó y la manipuló y la incorporó a su ordenador”, ha completado Perals Calleja.

Finalmente, este funcionario público ha desautorizado la supuesta investigación realizada por Villarejo: “Examinando el documento surgen serias dudas. No saben quién es Rosa Aparicio [secretaria de Pineda]. Menuda investigación que realizaban a nivel policial, que buscaba supuestamente investigar a Pineda”, ha concluido Perals Calleja.