Iglesias y Montero reformaron su chalet sin notificar todas las obras para ahorrar impuestos

El proyecto estaba presupuestado en 40.000 euros, pero fue notificado al Ayuntamiento por un valor de 13.055

Pablo Iglesias e Irene Montero, junto a una imagen del chalet de Galapagar
Pablo Iglesias e Irene Montero, junto a una imagen del chalet de Galapagar

Mucho se ha hablado y escrito sobre la casa que Pablo Iglesias e Irene Montero se compraron en el municipio madrileño de Galapagar y todavía quedan muchas cosas por contar. La pareja adquirió la vivienda en 2018 por unos 600.000 euros. Un inmueble que cuenta con unos 268 m2 sobre una parcela de 2.000 m2 y tiene tres dormitorios, dos baños, chimenea, jardín con huerta, una parte zen y un pequeño chamizo como casa de invitados.

Pues bien, según ha adelantado “El Confidencial”, en 2019, Irene Montero y Pablo Iglesias llevaron a cabo unas obras en su casa pero solo notificaron una tercera parte de lo gastado al consistorio. Así, relatan en este diario, el proyecto, que estaba presupuestado en 40.000 euros fue notificado al Ayuntamiento por un valor de 13.055. ¿El objetivo? Ahorrarse el pago de impuestos municipales.

Ese proyecto incluía el acondicionamiento del garaje para transformarlo en una tercera habitación. Además, pretendían ampliar el camino de piedra hasta llegar a esta estancia y quitar la depuradora de la piscina del sótano para convertir esa parte en un gimnasio personal. Finalmente, tenían previsto construir una barbacoa en el porche trasero. A esto hay que añadir: abrir una doble ventana, un tabique móvil, suelo radiante, muebles para hacer una biblioteca e instalación eléctrica.

De esta forma, al intentar ocultar parte de las obras realizadas y el coste total de la misma, Iglesias y Montero podrían haber incurrido en una infracción administrativa, con el único objeto de pagar menos impuestos. Hay que recordar que esta sería la segunda reforma que vive la casa, ya que en 2018 hicieron algunos cambios tras el nacimiento de su hija Aitana.

Y tampoco hay que olvidar que, en la declaración de bienes de Pablo Iglesias figura una segunda residencia, ubicada en el municipio de Casavieja, en Ávila. El vicepresidente compró la vivienda rústica en 2013 por casi 13.500 euros.