El comandante del S-81 «Isaac Peral»: «Va a ser un revulsivo para la Armada»

El capitán de corbeta Manuel Corral asegura que supondrá “un gran impulso motivacional ver en breve el submarino en el agua”

El capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo, comandante del S-81 "Isaac Peral"
El capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo, comandante del S-81 "Isaac Peral"Armada

Desde el pasado día 1 de marzo, el capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo es el comandante del S-81 «Isaac Peral». Tendrá en sus manos el control de uno de los submarinos más avanzados del mundo, para lo que cuenta con una gran preparación, que quedó demostrada recientemente, cuando fue el único que superó el exigente curso de Comandante de Submarinos de la Marina de Noruega. Tiene claro que «es un reto», asegura a LA RAZÓN, aunque hace hincapié en que «tanto yo como mi dotación estamos preparados para afrontar este gran desafío con garantías de éxito».

Pero hasta que se entregue este sumergible a la Armada, previsto para principios de 2023, «tenemos por la proa un intenso programa de formación y certificación, con objeto de llegar al primer día de pruebas de mar preparados para operar la plataforma con seguridad. Va a ser una época muy exigente, pero estoy seguro que nos aportará grandes satisfacciones».

Y es que la llegada de este moderno submarino «va a suponer un revulsivo para la Armada, y en particular para su Arma Submarina», apunta para explicar que «en la actualidad contamos únicamente con dos submarinos de la Clase “Galerna”, que aunque muy capaces, son también unidades ya muy veteranas».

“Futuro esperanzador”

Pese a los contratiempos y retrasos que ha sufrido este ambicioso programa, el comandante del «Isaac Peral» prefiere quedarse con el hecho de que, «en breve, España contará con un astillero que será autoridad de diseño de submarinos, lo cual es un hito en la historia de la construcción naval de nuestro país y supondrá grandes réditos a nivel nacional».

Eso sí, no duda en reconocer que, «aunque a todos los submarinistas nos hubiera gustado que el relevo generacional con los submarinos de la Clase “Galerna” se hubiera producido antes, toca mirar hacia el futuro, un futuro que, con las capacidades del S-80, es esperanzador».

Más allá de la tecnología y el avance que va a suponer este submarino para la Armada, el capitán de corbeta tiene claro que «un aspecto de capital importancia es el aspecto humano». Y destaca: «Creo que para todos los submarinistas va a suponer un gran impulso motivacional ver en breve el S-81 en el agua». Algo para lo que, por fin, quedan días.