Anticorrupción envía una denuncia del “caso niñera” a la Fiscalía del Supremo

Constata que no es competente para investigar si Irene Montero utilizó a una trabajadora de Podemos para cuidar de sus hijos, como le pidió Manos Limpias

La ministra de Igualdad, Irene Montero, junto al ex vicepresidente Pablo Iglesias en un acto de precampaña electoral en Madrid
La ministra de Igualdad, Irene Montero, junto al ex vicepresidente Pablo Iglesias en un acto de precampaña electoral en MadridZipiEFE

La Fiscalía Anticorrupción ha remitido a la Fiscalía del Tribunal Supremo la denuncia de Manos Limpias contra la ministra de Igualdad, Irene Montero, por utilizar a una trabajadora del partido -ahora asesora de la ministra- para el cuidado de sus hijos, el conocido como “caso niñera”.

En un escrito al que ha tenido acceso LA RAZÓN, Anticorrupción mantiene que los hechos denunciados en el escrito no son de su competencia al no estar incluidos entre los “supuestos de especial trascendencia” que le atribuye el artículo 19.4 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (entre ellos delitos de cohecho, malversación, tráfico de influencias o blanqueo), “por lo que se remiten a la Fiscalía del Tribunal Supremo”.

“Sin perjuicio -añade la Fiscalía especializada- de poder presentarlo ante los órganos judiciales que considere competentes”, en este caso la Fiscalía del TS, ante el que está aforada Montero por su condición de ministra.

Manos Limpias presentó el pasado febrero una denuncia en Anticorrupción contra Irene Montero por delitos de prevaricación y malversación por utilizar a su actual asesora Teresa Arévalo unas “funciones de niñera”, utilizando además supuestamente “una dependencia del Ministerio, el despacho de la secretaria de la ministra”, para “sala de juegos” de sus hijos.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, pedía además que se citase a declara a la ministra y que testificase la abogada Mónica Carmona -ex responsable del área de Cumplimiento Normativo de Podemos- que fue quien denunció al juez Juan José Escalonilla, la denuncia sobre la utilización de Arévalo como “niñera” de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero.

También en los juzgados de Madrid

Con el aval de la Fiscalía, el magistrado que investiga la presunta financiación irregular de Podemos acordó que los hechos se investigaran en un procedimiento aparte, y no como pieza separada del “caso Neurona” al no tener relación con el mismo, por lo que esa denuncia se asignó por reparto en los Juzgados de Instrucción de Madrid. Pero según fuentes jurídicas, el caso ha vuelto a recaer “por antecedentes” en el juzgado de Escalonilla.

Manos Limpias cree que Montero habría incurrido tanto en un delito de prevaricación «en el ejercicio de funciones públicas» con la designación de su asesora, una decisión que considera «arbitraria», como de malversación. Este último, al disponer de «bienes o servicios públicos» de la Administración para fines distintos «de su destino o desviándoles del mismo».

El colectivo de funcionarios pretende que la Fiscalía pida a Podemos el contrato con Arévalo, el certificado de estudios superiores de la asesora y el vídeo colgado en el portal de transparencia del partido correspondiente al pasado 13 de febrero con motivo del cumpleaños de la ministra. Según informó este periódico, en esas imágenes se aprecia a la asesora con el bebé antes que el equipo de la ministra entre en la sala con una tarta para felicitarle por su 32 cumpleaños.

Carmona: “A cargo del presupuesto de campaña”

Carmona denunció al juez Escalonilla el pasado enero que Pablo Iglesias e Irene Montero utilizaron a Arévalo, que estaba a sueldo del partido, «como cuidadora de sus hijos», algo que considera “contrario a las más elementales normas éticas” y que, además, entiende que podría ser constitutivo “de un acto de administración desleal del patrimonio del partido».

Tras ser alertada por una denuncia interna, la letrada comprobó que el 20 de octubre de 2019 Montero, su hija y Arévalo viajaron a Alicante, junto a otras personas del partido, «a cargo del presupuesto de campaña de las elecciones del 10 de noviembre de 2019 de la coalición Unidas Podemos». Durante ese mitin, precisamente, la ministra habría recurrido a Arévalo para que se encargara del cuidado de su hija.

Podemos se opuso a que el juez investigara el “caso niñera”, al considerarlo una cuestión “de índole personal que nada tienen que ver” con el objeto de la causa.