Vallas publicitarias para salvar a Franco en Tenerife

«Valor. 45 millones de euros», se lee en los carteles que ha colocado la asociación que defiende la obra de Ávalos

Una de las doce vallas colocadas en Santa Cruz de Tenerife
Una de las doce vallas colocadas en Santa Cruz de TenerifeLa RazónLa Razón

La Asociación por la Investigación y Protección del Patrimonio Artístico San Miguel Arcángel ha contratado doce vallas publicitarias en Tenerife en las que se informa del valor de tasación del «Monumento del Ángel» o «Ángel de la Victoria», obra de Juan de Ávalos, que asciende a 45 millones de euros, y que la Asociación de Memoria Histórica de Tenerife y la Junta Republicana de Canarias rechazan al considerar que se trata de una pieza de «exaltación del franquismo».

«Valor: 45.000.000 euros» se lee en los carteles que defienden la escultura que se erige desde 1966 en el corazón de Santa Cruz de Tenerife. «Protejamos nuestro patrimonio artístico» es la frase que acompaña a la cifra de tasación publicada por la Fundación Juan de Ávalos en base a la valoración de Javier Morales Vallejo, doctor en Historia del Arte, que fue subdirector del Museo del Prado.

El arquitecto Juan de Ávalos Carballo, hijo del escultor del Valle de los Caídos y presidente de la fundación que lleva su nombre, apoya que los «valores artísticos» de la obra están por encima de todo lo demás. «Es un error tremendo no saber desligar lo que es la cultura de la política». El monumento «no ensalza a nadie, es todo alegórico», subraya.

La Asociación de Memoria Histórica de Tenerife y la Junta Republicana de Canarias han pedido «la retirada de la publicidad». Para Mercedes Pérez Schwartz, presidenta de la entidad memorialista, «no tiene valor artístico porque ni siquiera es un Bien de Interés Cultural (BIC). Están jugando a engañar al ciudadano, es un monumento a Franco». Mientras, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha anunciado que si la iniciativa no cumple con la ley, retirará las vallas.

Monumento que homenajea a Franco de forma alegórica en Santa Cruz de Tenerife
Monumento que homenajea a Franco de forma alegórica en Santa Cruz de TenerifeLa RazónLa Razón

Por su parte, la Asociación Miguel Arcángel –a la que respalda la Fundación Francisco Franco– señala a LA RAZÓN que está «legalmente constituida» y «tal como reza» su enunciado, «empeñada» en la «protección del patrimonio artístico», que «pertenece a todos los canarios, en este caso particularmente a los santacruceros, por la ubicación de la obra; sin olvidar a los 80.000 tinerfeños, palmeros, herreños y gomeros, nuestros abuelos, que con sus donaciones –en su inmensa mayoría de entre 1 y 5 pesetas– hicieron posible la realización de la escultura».

Por lo tanto, reivindican desde la entidad el «derecho» que tienen los ciudadanos «a conocer el valor de tasación actual de la obra en cuestión, puesto que a la ciudadanía pertenece la escultura, circunstancia de la que se informa en las vallas contratadas».

Apunta la asociación que «el contenido de las vallas no hace apología de nada, como refiere la Asociación de la Memoria Histórica», sino que «exclusivamente aporta una información» que la ciudadanía «tiene todo el derecho a conocer».

En relación a un comunicado de la Junta Republicana de Canarias, «solo cabe observar» que «no figura inscrita en el Registro de Asociaciones de la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, cuestión que nos hace considerar irrelevante éste o cualquier otro comunicado de esa Junta».

Detalle de las dos esculturas que forman parte del conjunto de Ávalos en Santa Cruz de Tenerife
Detalle de las dos esculturas que forman parte del conjunto de Ávalos en Santa Cruz de TenerifeLa Razón.

“¿Cómo podría evocar a Franco?”

Desde la Asociación por la Investigación y Protección del Patrimonio Artístico San Miguel Arcángel consideran que “se aprecia claramente” que “ni el ángel ni el guerrero” que forman parte del conjunto escultórico de Juan de Ávalos “son iconográficos de Franco”. Defienden en este sentido que es imposible reconocer al que fuera jefe de Estado en el monumento cuya desaparición quieren evitar. “Si mañana llegara un turista a la ciudad y viera el conjunto, ¿cómo podría evocarle la figura de Franco?”, se preguntan.