Cataluña

El juez rechaza una nueva tasación de la colección de coches de lujo de Jordi Pujol Jr.

Su defensa se quejó de que el valor actual de esos vehículos, entre ellos tres Ferrari y dos Porsche, triplica el que se fijó hace tres años por orden judicial

La colección de coches de lujo de Pujol Ferrusola está inmovilizada en una nave de un polígono de la localidad barcelonesa de Deia
La colección de coches de lujo de Pujol Ferrusola está inmovilizada en una nave de un polígono de la localidad barcelonesa de Deia

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha rechazado, tal y como le pidió la Fiscalía Anticorrupción, autorizar una nueva tasación de la colección de coches de lujo de Jordi Pujol Ferrusola, nueve vehículos de colección que fueron valorados en 1,8 millones de euros en 2018, un montante que el primogénito del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol Jr. considera muy inferior a su precio de mercado.

La tasación de esos coches - tres Ferrari, dos Porsche, otros tantos Lamborghini y Mercedes, un Jaguar y un Lotus- oscila entre los 14.400 y los 816.000 euros.

En una resolución a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, el instructor del “caso Pujol” ha decidido que “no procede acceder a la realización de nueva tasación en relación a aquellos vehículos que ya estuviesen tasados en la presente causa”. Y es que además de esos nueve coches, la flota de Pujol Ferrusola incluye otros tres (entre ellos dos Porsche) que sí están pendientes de valoración.

Pedraz acordó que todos esos coches se vendieran a través de subasta electrónica con la condición de que no se adjudicaran “por un precio inferior al 100% de su valor a efectos de subasta”, pero Jordi Pujol Jr. -cuyo procesamiento y el del resto de la familia por delitos de organización criminal, blanqueo y fraude fiscal ha ratificado la Audiencia Nacional hace solo unos días- se quejó de que el valor fijado como umbral mínimo “es muy sensiblemente inferior a su valor de mercado”.

Subasta “antieconómica”

El dinero obtenido quedará inmovilizado por orden judicial para hacer frente a posibles responsabilidades civiles a las que, en su caso, sea condenado Pujol Ferrusola, cuya defensa advirtió de que con la actual tasación, que considera “orientativa”, la subasta resultará “antieconómica” y “más perjudicial” que mantener los vehículos en depósito, dado que al ser piezas de colección su precio aumenta con el paso del tiempo.

De hecho, Pujol Ferrusola sostiene que solo uno de esos coches, un Lamborghini Miura, vale más que el precio fijado para el total de su colección en la tasación, pues mantiene que su valor de mercado es de 2,5 millones de euros, y no de 816.000. En general, su defensa sostiene que el valor de cada uno de esos vehículos triplica al menos el precio de tasación que se realizó hace tres años.

Pero la teniente fiscal de Anticorrupción, Belén Suárez, ya dejó claro en un escrito del pasado martes su oposición a una nueva tasación argumentando que el valor de mercado al que se refiere la defensa de Pujol Ferrusola “viene determinado por la oferta y la demanda del mercado de esos bienes, la misma que podrá advertirse en la subasta pública, teniendo en cuenta, además, que se ha acordado la enajenación por un precio nunca inferior al valor de tasación, procurando con ello que la misma resultase antieconómica”.

La colección de coches de lujo del procesado se encuentra inmovilizada por orden judicial en una nave del polígono Buvisa de la localidad barcelonesa de Teia propiedad de una de las empresas de Jordi Pujol Jr. investigadas, Iniciatives Marketing Inversions.

Justicia sí respaldó una nueva tasación

El juez de la Audiencia Nacional acordó dejar en manos de la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA) del Ministerio de Justicia la subasta electrónica de los vehículos de Pujol Ferrusola a través del Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado.

Pero, paradójicamente, la ORGA sí apostaba por realizar una nueva tasación de los coches. En un escrito remitido el pasado miércoles a Pedraz por la subdirectora general de Conservación, Administración y Realización de Bienes del Ministerio de Justicia se pide al magistrado que acuerde el embargo de los tres coches que todavía están pendientes de valoración (un Porsche 356 B, un Seat 600 Abarth y un Porsche 911 S Targa).

Pero, además, comunica al magistrado que, “salvo que por el órgano judicial se acuerde otra cosa”, “dado que el informe pericial judicial de los vehículos se refiere a febrero de 2016 (sic) y con el fin de obtener una información real y actualizada de su estado y del valor de los mismos, por esta oficina se va a proceder a solicitar la tasación de todos los vehículos a la empresa Gesvalt Sociedad de Tasaciones”.

Tres Ferrari y dos Lamborghini

La tasación vigente de la flota de coches de lujo de Pujol Ferrusola es la siguiente: un Ferrari Testarrosa tasado en 120.000 euros; un Lotus Elan (14.400 euros); un Lamborghini Miura (816.000 euros); un Ferrari F-40 (300.000 euros); un Mercedes –Benz 230 SL (tasado en 56.500 euros); un Lamborghini 132 SE (250.000 euros); un Ferrari 328 GTS (77.500 euros); un Jaguar E-Type 3.8 Roadster (148.000 euros) y un Mercedes-Benz SLR McLaren (62.725 euros).

Los abogados del procesado expusieron al instructor que se trata de “coches de colección” que por “su peculiar singularidad, su carácter único y escaso, ven aumentar su valor a lo largo del tiempo siempre y cuando se mantengan en condiciones óptimas”. Pero, al mismo tiempo, su defensa admitía que el primogénito del clan Pujol no puede cuidar de los mismos al tener las cuentas bloqueadas. Este fue, precisamente, el principal motivo por el que pidió permiso a Pedraz para venderlos y evitar así -argumentaba- su pérdida de valor.