Primer «sorpasso» de Casado a Sánchez

Vox consolida su tercera posición, pero la derecha no alcanza aún la mayoría absoluta. UP cae en toda España, salvo en Cataluña. Más País es el único partido de la izquierda que crece en votos y en escaños

Thumbnail

Las elecciones de Madrid dejan sus efectos a nivel nacional. En la resaca, por primera vez el PP de Pablo Casado supera en votos y escaños al PSOE de Pedro Sánchez, según la encuesta de Nc Report, que fue realizada en la semana posterior al triunfo arrollador de Isabel Díaz Ayuso en los comicios del 4-M.

Los populares alcanzan la horquilla de los 109-111 escaños, con el 26,9 por ciento de los votos. Los socialistas se mueven entre los 106-108 diputados, con el 26,1 por ciento de los votos. En el cálculo más alto, la suma de PP y Vox podría alcanzar los 172 escaños, a cuatro de la mayoría absoluta, que está en los 176. El PSOE tiene 120 escaños en la actualidad, y el PP, 89.

Con el impulso de la movilización de las elecciones de Madrid, ésta es la primera encuesta que detecta un aumento de la participación desde las últimas elecciones generales, aunque sigue estando por debajo de la que hubo en aquellos comicios. La movilización, como ocurrió en la Comunidad de Madrid, afecta, principalmente, al centro derecha. Si el PP sube, también lo hace Vox, que podría pasar de los 52 escaños actuales hasta los 59-61, con el 17,1 por ciento de los votos.

El partido de Santiago Abascal consolida de esta manera su tercera posición y sería una fuerza determinante en la conformación del Gobierno de la Nación. Pablo Casado necesitaría, en todo caso, del apoyo de Vox, y, posiblemente, de su participación en su gobierno, para poder gestionar su victoria. Siempre y cuando sumen más escaños que la alianza de socialistas con la izquierda y con independentistas y nacionalistas porque la fragmentación y la nueva cultura de los pactos en todo el ámbito nacional abre la puerta a que el PSOE pueda mantenerse en La Moncloa, aunque no sea la primera fuerza, siempre y cuando sume más escaños en el Congreso con sus socios que los del otro bloque. Esta posibilidad entra en los cálculos de Ferraz.

Los socialistas pierden desde el 10-N más de seiscientos mil votos. Mientras que el PP sube en más de 1,3 millones. Vox también crece en casi cuatrocientas mil papeletas.

Isabel Díaz Ayuso se disparó el 4-M por su capacidad de captar voto del centro y también incluso de la izquierda. Ese voto pragmático, que valoró la gestión por encima de la ideología. El PP de Casado crece, fundamentalmente, a costa de Ciudadanos, fuerza que confirma su derrumbe en esta encuesta ya que podría conservar sólo entre 1 y 2 diputados de los 10 que tiene en la actualidad. Los naranjas pierden prácticamente un millón de votos.

El PP es el partido más votado desde los 44 años en adelante. Y es segundo por detrás del PSOE entre los menores de 45 años. En su conjunto, las derechas pasan de 10,4 millones a 11,2 millones. La izquierda baja de los 10,5 millones a 9,6 millones de votos.

En el lado de la izquierda sólo Más País podría mejorar sus resultados. La salida de Pablo Iglesias de Unidas Podemos abre un incierto futuro para esta organización política. El ex vicepresidente deja a su partido sin estructura territorial, con las secuelas de la purga de todos los que le acompañaron en la consolidación del proyecto, y con una sucesión que abre una dualidad de difícil encaje y proyección.

Unidas Podemos es Pablo Iglesias, como, en buena parte, Ciudadanos era Albert Rivera. Sin el liderazgo cesarista que los hizo despuntar, la posibilidad de que el proyecto tenga viabilidad, sin quedarse en un fenómeno residual, disminuye notablemente, al menos según los análisis demoscópicos del momento.

Podemos aguanta mejor que Ciudadanos

No obstante, Podemos aguanta mejor que Ciudadanos, y, a pesar de perder 775.125 votos, podría mantener una representación de entre 23-25 escaños en el Parlamento. Entre 10 y 12 diputados menos de los que tiene en estos momentos. Más País es el único partido de la izquierda que crece en votos y en escaños. De los dos escaños actuales a entre 5-7, con 470.111 votos más que el 10-N. Esto es efecto de la caja de resonancia de las elecciones de Madrid, donde los de Íñigo Errejón consiguieron incluso ponerse por delante del PSOE a pesar de la irrupción de Iglesias en la alineación morada.

Más País tiene por delante el reto de ver si es capaz de hacer que cuaje un proyecto alternativo de izquierda que se mire en el espejo de los verdes europeos. Sería una izquierda ecologista, más moderna, feminista, pero alejada de raíz de las connotaciones bolcheviques o incluso de esa nostalgia leninista con la que ha actuado Iglesias en su trayectoria política. Los verdes europeos están al alza y han sido capaces de pactar hasta con la derecha en el Gobierno de Austria, por ejemplo. Es decir, son un modelo mucho más abierto y que prioriza la ejecución de su programa sobre los prejuicios ideológicos.

El voto nacionalista e independentista se mantiene muy estable en el Parlamento. Y puede seguir siendo determinante en la conformación del nuevo Gobierno si la derecha no alcanza la mayoría absoluta. JxCat mantiene los ocho escaños. ERC, sus trece. El PNV volvería a sacar seis diputados, y EH Bildu, cinco. Solo la CUP podría perder un representante en el Congreso. De hecho, los de Oriol Junqueras serían la sexta fuerza, por delante del partido de Inés Arrimadas, al caer éstos hasta el 2,8 por ciento del voto.