Sánchez bate todos los récords: 48 decretos en lo que llevamos de legislatura

Desde la moción de censura que le llevó a Moncloa, el socialista usa este instrumento sin sonrojarse: entre 2018 y 2019, 42 veces

Thumbnail

El Tribunal Constitucional dio ayer un aviso al Ejecutivo de Pedro Sánchez al tumbar dos reales decretos que habían sido aprobados por el gobierno durante el periodo de excepcionalidad del primer estado de alarma en 2020. Por un lado, el Alto Tribunal anuló varias disposiciones del real decreto-ley de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo aprobado el año pasado por el Gobierno con las que culminaba la integración de las clases pasivas del Estado en la Seguridad Social. Por otro lado, anuló otro polémico decreto-ley del Gobierno, el que permitió la entrada de Pablo Iglesias, entonces vicepresidente segundo, en al Comisión delegada del CNI. Un tirón de orejas que pone el acento en el excesivo uso que este gobierno realiza de este instrumento.

Si echamos la vista atrás, en junio de 2018, se produjo una situación inédita en nuestra democracia. Por primera vez, un partido proponía una moción de censura contra el Gobierno y lograba que prosperara. Era la primera vez que el color del Gobierno cambiaba en mitad de la legislatura de una forma tan sorprendente y abrupta, y también que el partido en el gobierno contaba con menos diputados que el principal grupo de oposición. Una aritmética imposible.

Con un arco parlamentario fragmentado, sin mayorías estables, y con ansia de impregnar de su seña de identidad al Gobierno, Sánchez tiró de la única herramienta que le permite legislar sin tener en cuenta a la Cámara Baja, el órgano que tiene la potestad de legislar: el real decreto. Como líder de la oposición, Sanchéz se quejó en reiteradas ocasiones del “abuso” que el Ejecutivo de Mariano Rajoy hacía a su entender de este instrumento que faculta al Gobierno para aplicar leyes sin tener el aval previo de las Cortes. Ya instalado en la Moncloa, sin sonrojarse, ha batido todos los récords, gracias también a la situación de crisis sanitaria que paralizó por completo el Congreso durante el primer estado de alarma, hace ahora un año y medio.

Producción legislativa
Producción legislativaJosé Luis Montoro

No solo bajo la pandemia ha abusado de este instrumento. También durante el periodo comprendido entre la mitad de 2018 y 2019, lo usó 42 veces, según los cálculos de LA RAZÓN, echando por tierra el récord de Rajoy, que era de 35. Si lo comparamos con sus antecesores, el popular José María Aznar, durante los primeros 19 meses de su mandato -entre el 5 marzo de 1996 y el 5 diciembre de 1997- firmó 35 decretos mientras que José Luis Rodríguez Zapatero -entre el 17 de abril y el 17 noviembre- firmó 16.

La pandemia y parálisis legislativa brindó a Sánchez el mejor escenario para usar este instrumento. Así, según los datos que ofrece la página web del Congreso, durante la 14 Legislatura, el Gobierno de coalición ha usado el Real Decreto 48 veces, frente a las 17 leyes y 9 leyes orgánicas que se han aprobado en colaboración con todos los miembros de la Cámara.

Los decretos ley son un instrumento que la Constitución limita a casos de «extraordinaria y urgente necesidad». Entran en vigor de manera inmediata una vez publicados en el Boletín Oficial del Estado sin tramitación y el Congreso sólo se pronuncia a posteriori. Absolutamente, todos los gobiernos usan ese instrumento, pero en el caso de Sánchez ha abusado hasta el punto que el Tribunal Constitucional haya tumbado dos de ellos.

Entre los decretos más sonados de Sánchez durante la anterior legislatura están aquellos que anunció durante lo que se llamó como «viernes sociales» que incluía medidas para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres que establecía la ampliación de los permisos de paternidad.

Ya en pandemia y durante la legislatura en curso, aprobó decretos para impulsar su escudo social como el Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo, por el que se establece el ingreso mínimo vital. El último aprobado por el Ejecutivo sin dar cuentas al parlamento fue el Real Decreto-ley 1/2021, de 19 de enero, de protección de los consumidores y usuarios frente a situaciones de vulnerabilidad social y económica