Sánchez, increpado a su llegada a Ceuta para afrontar la crisis migratoria

El presidente del Gobierno ha hablado con el Rey y advierte a Rabat de que “defenderá la integridad” de España y “restablecerá el orden en las fronteras”

Thumbnail

El presidente del Gobierno ha sido increpado esta tarde a su llegada a Ceuta por medio centenar de personas que se habían concentrado en las inmediaciones del helipuerto donde ha aterrizado el helicóptero que le ha trasladado desde Madrid y donde ha sido recibido por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y por la delegada del gobierno, Salvadora Mateos.

Los ánimos se han caldeado cuando el presidente se disponía a abandonar las instalaciones en el coche oficial, momento en el que algunos de los allí congregados han conseguido burlar el cordón policial y golpear el vehículo presidencial.

El jefe del Ejecutivo ha viajado a Ceuta ante las dimensiones de la crisis migratoria originada por la entrada de miles de migrantes desde Marruecos. Desde allí, se ha dirigido al Palacio Autonómico, donde se reunirá con el presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, informa Efe.

Tras la visita a Ceuta, Pedro Sánchez, acompañado por Marlaska, viajará a Melilla, donde también se están registrando entradas irregulares, para entrevistarse con el presidente de la ciudad autónoma, Eduardo de Castro, y con la delegada del Gobierno, Sabrina Moh.

El presidente del Gobierno ha comparecido pasada la una de la tarde para trasladar un contundente mensaje a los españoles en relación a la “grave crisis” migratoria y diplomática que se ha producido como consecuencia de la “llegada súbita” y masiva de inmigrantes a Ceuta y Melilla. El jefe del Ejecutivo ha anunciado que hoy mismo se trasladará a ambas ciudades autónomas, como muestra de la “determinación del Gobierno” para atajar esta situación.

“Los españoles y residentes en España deben saber que la integridad de España, de sus fronteras que también son fronteras exteriores Unión Europea, y, sobre todo, su seguridad y tranquilidad, serán defendidos por el Gobierno. En todo momento y ante cualquier desafío”, ha destacado el presidente. Moncloa ubica como principal objetivo “restablecer el orden en la ciudad y las fronteras” y ha mostrado su “firmeza” en la respuesta al “desafío” de Marruecos. “La integridad de Ceuta, como parte de nuestra nación, está garantizada por la acción del Gobierno de España con todos los medios”, ha señalado Sánchez.

El presidente ha asegurado que su “prioridad” en estos momentos es “garantizar el control del tránsito en la frontera con Marruecos, dotar a Ceuta y Melilla de todos los medios para solventar la crisis humanitaria que supone esta llegada de personas y, proceder a la devolución inmediata de las personas que han entrado ilegalmente”. Hasta ahora se habría procedido a “devolver” a unas 2.700 personas, según informó el ministro del Interior en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno ha comunicado que durante la mañana ha entablado una ronda de contactos en la que ha hablado con el Rey Felipe VI, con quien ha “analizado las líneas de acción que seguirá España, que serán coordinadas desde un Comité de situación que acabamos de aprobar en Consejo de Ministros”. En paralelo, también ha mantenido conversaciones con el líder de la oposición, Pablo Casado, y con autoridades europeas como el jefe de la Diplomacia, Josep Borrell, o el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, con quienes ha analizado conjuntamente la crisis que también afecta a la Unión Europea y a quienes ha manifestado su agradecimiento por los mensajes de apoyo.

Sánchez se ha referido directamente a Marruecos, a quien ha dicho considerar “un país socio y amigo de España y así debe seguir siguiéndolo”. Un mensaje en claro tono de advertencia, apuntando a que “los lazos humanos, económicos y estratégicos nos llaman a cooperar y trabajar juntos”. “Esa cooperación debe basarse siempre en el respeto mutuo. El respeto a las fronteras mutuas, base sobre la que se construye la vecindad”, ha recordado con un tono grave.

El presidente ha finalizado su alocución casi con las mismas palabras con las que la inició, recordando a los españoles que “la integridad de las fronteras, la seguridad y la tranquilidad y el sosiego serán defendidos por el Gobierno de España ante cualquier desafío y conjuntamente con nuestros socios europeos.

Sin la prensa

La comparecencia de Sánchez se ha producido escasos 15 minutos después de que finalizara la tradicional rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para la que había acreditados (de manera presencial) 15 periodistas, por las restricciones Covid. A pesar de que la declaración de Sánchez se ha producido a pocos metros del edificio de la Portavoz, donde se encontraban los medios, la Secretaría de Estado de Comunicación ha impedido a la prensa seguir in situ la intervención del presidente y han tenido que hacerlo a través de las televisiones dispuestas en el hall de la entrada del citado edificio, donde no había sillas para todos.