Miles de marroquíes esperan para intentar entrar en Ceuta mientras apedrean al Ejército y a las Fuerzas de Seguridad

La situación en la Ciudad Autónoma está lejos de normalizarse y se ha producido un gran absentismo en los colegios. La población está alarmada.

Thumbnail

La situación en Ceuta sigue muy tensa, lejos de normalizarse, y miles de magrebíes y algunos subsaharianos, esperan desde el lado marroquí para intentar pasar a la Ciudad Autónoma. Mientras, se producen apedreamientos contra los guardias civiles, policías y militares que se encuentran en la playa de El Tarajal. Se les han lanzado botes de humo a los que se encuentran del otro lado de la frontera, pero los devuelven contra los agentes.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes ceutíes, aunque se están produciendo devoluciones, lo cierto es que los inmigrantes lo vuelven a intentar. “Es lo que nunca habíamos visto, se les devuelve y se tiran de nuevo al agua. Esto va a seguir hasta que intervenga Marruecos”. La cifra total de los que han entrado en la Ciudad Autónoma puede acercarse a los 10.000 frente a los 6.000 que se ha dado como oficial.

Por otro lado, la vida ciudadana está lejos de normalizarse y en muchos colegios se ha producido un absentismo total de alumnos. Se habla de un 50% de inasistencia, pero las fuentes aseguran que es mayor. El comercio ha abierto, pero con precauciones, Hay miedo por la situación que se está produciendo. Algunas tiendas de firmas importantes han cerrado al final de la mañana.

Durante la noche, ha habido, incluso, un intento de asalto a una vivienda.

Militares y guardias civiles permanecen en la playa del Tarajal para intentar que esa masa de inmigrantes siga avanzando hacia España. Entre los inmigrantes hay personas de todas las edades, incluso mujeres con niños de corta edad.

La Guardia Civil ha redoblado su seguridad en todo el vallado ante el temor de saltos masivos, que a media mañana no se habían producido aunque hay grupos que parece que lo van a intentar. Las entradas han continuado, en menor medida, por el espigón de Benzú.

“Esta misma madrugada y bien entrada la mañana tenemos que lamentar como miles de delincuentes marroquíes apedreaban y siguen apedreando a guardias civiles de forma violenta. No estamos hablando de migrantes, hablamos de energúmenos y delincuentes que quieren violentar una frontera sin importarles causar la muerte o lesiones graves a guardias civiles, porque estos apedreamientos pueden tener ese resultado. Unos hechos que no pueden quedar impunes y esperamos que estas personas puedan ser identificadas y puesta a disposición judicial sin logran entrar en nuestro país”, ha señalado a LA RAZÓN un portavoz de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).

La nave del Tarajal está completamente llena de inmigrantes y grupos de inmigrantes, algunos de ellos menores, transitan por la Ciudad Autónoma, según las citadas fuentes. La intención es concentrarlos en el campo de fútbol de la ciudad hasta que se arbitre su devolución.

“Es una auténtica locura lo que se está viviendo en Ceuta además de la frustración que está generando entre las Fuerzas de Seguridad por la situación que se está registrando. Ceuta ahora mismo está sufriendo una inacción gravísima y está siendo víctima de la presión diplomática existente al más alto nivel entre países. Esa crispación se paga en la ciudad”, se denuncia desde la prensa local.

Se ha creado un centro de coordinación integrado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Local y efectivos de la Comandancia General de Ceuta para controlar todos los puntos sensibles de la ciudad y mantener el orden en las calles.