Marlaska anuncia la devolución de 2.700 personas que han entrado ilegalmente en Ceuta

El ministro del Interior viaja a la ciudad autónoma para coordinar el operativo y anticipa una “contundente defensa de las fronteras”

Thumbnail

La crisis migratoria en Ceuta ha marcado “gran parte del debate” que se ha producido esta mañana en el seno del Consejo de Ministros. La situación es de tal gravedad que ha forzado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya suspendido un viaje previsto a París y se dirigirá al país en una declaración institucional a última hora de la mañana.

Desde Moncloa quieren trasladar “un mensaje de tranquilidad, confianza y solidaridad” con los ciudadanos españoles de Ceuta y Melilla. También un “mensaje claro y rotundo” en contra de los “mensajes xenófobos” que se están lanzando por parte de algunos líderes políticos. “Lo último que necesitamos es que dirigentes políticos azucen el miedo. Pedimos responsabilidad, prudencia y no dar lugar a situaciones que generen más miedo y frustración en la sociedad”, ha pedido la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en rueda de prensa.

En esta comparecencia también ha participado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que al término de la misma se trasladará a Ceuta para hacerse cargo de la situación en primera persona y coordinar los trabajos con el resto de administraciones. Marlaska ha asegurado que “el Gobierno está poniendo desde el primer momento todos los medios a su alcance para proteger la integridad de las fronteras y proceder a la devolución inmediata y por los cauces establecidos de las personas que han entrado irregularmente”. Hasta ahora se ha procedido a la devolución de 2.700 personas, según ha confirmado, entre los que no se encuentra ningún menor.

El ministro del Interior ha señalado que están trabajando para “revertir esta situación” y ha asegurado que “estamos siendo y vamos a seguir siendo contundentes en la defensa de las fronteras”. En este sentido, se han trasladado en las últimas horas a 200 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que se suman a los 1.100 agentes que están desplegados allí con carácter permanente. Se trata de agentes que se han desplegado en lugares de paso en Marruecos, en labores de seguridad ciudadana y también de extranjería para labores de devolución.

Conversaciones al “más alto nivel”

El presidente y otros miembros del Gobierno están durante esta mañana desplegando una ronda de contactos con varias autoridades al más alto nivel, también europeas y con los partidos de la oposición. Dentro de esta ronda de llamadas se espera que Sánchez se comunique con Felipe VI “para ponerle en conocimiento de cómo está la situación y la respuesta que va a dar el Gobierno de España”, explican en Moncloa.

Se resisten desde el Gobierno a desvelar si se ha hablado con el rey de Marruecos. “Se está trabajando desde la alta diplomacia. Son conversaciones discretas permítanme que no las desvele”, ha esquivado la portavoz. Desde la mesa del Consejo de Ministros tampoco han querido responsabilizar a Marruecos de dejación de funciones por parte de las autoridades en la frontera ni que exista relación con la hospitalización en España del líder del Frente Polisario.

“Las circunstancias son múltiples, complejas, como en toda crisis migratoria. Estamos analizándolas y abordándolas”, ha dicho Marlaska, apuntando que “no vamos a ser imprudentes en conclusiones que son muy complejas”. El objetivo actual es la “protección de las fronteras, restaurar la situación anterior y la devolución de quienes han entrado ilegalmente”, ha dicho el ministro del Interior.