Las comunidades acogerán a 200 menores que ya estaban en Ceuta

Madrid pide conocer el número de niños y Andalucía lo rechaza porque ya cuenta con 3.000 niños en sus centros de protección

El Gobierno ha solicitado hoy a las comunidades autónomas que acojan «en los próximos días» a 200 menores inmigrantes no acompañados que se encontraban en Ceuta antes de la crisis migratoria. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, reunió ayer al Consejo Territorial de urgencia para pedir el traslado de esos niños a otras regiones para poder atender a los recién llegados. En total, de las 8.00 personas que han llegado de manera irregular, 1.500 son menores.

Según destacan fuentes del ministerio, las comunidades deberán decidir en dos o tres días si aceptan la propuesta del Gobierno. Los menores que acojan, no son los que han llegado ahora a Ceuta, sino niños y niñas que ya se encontraban en centros de protección de Ceuta y con la situación legal, escolar y sanitaria atendida y regularizada por la comunidad. Desde el ministerio explican que estos traslados podrían hacerse «de forma inmediata» para así poder atender «adecuadamente a los niños que acaban de llegar». La ministra Ione Belarra recalcó ante las comunidades que todas las administraciones tienen que asumir de forma colectiva «este compromiso compartido y solidario, consensuando rápidamente unos criterios de distribución global» de estos 200 niños, puesto que la «solución no puede recaer únicamente en Ceuta». «Es el conjunto del país el que debe afrontar el problema, y siempre atendiendo al interés superior del menor», defendió.

Comunidades como Cataluña Galicia, País Vasco, Murcia, Extremadura y Castilla y León ya han mostrado su interés, previamente al Consejo Territorial, de habilitar plazas de acogidas en sus territorios para los menores, mientras que desde Andalucía rechazan acoger más menores puesto que cuentan, en la actualidad, con 3.000 niños y recuerdan el problema de inmigración infantil que sufre su territorio. Desde la Comunidad de Madrid piden conocer el número de menores que deberán trasladarse a cada comunidad y los criterios que establecerán para hacer el reparto. Explican, además, que el Gobierno no ha indicado los recursos que recibirá cada comunidad para financiar la atención que precisan los menores.