Guardias civiles acusan a Sánchez de “vendetta”: los indultos van a llegar antes que las medallas a los que se la jugaron el 1-O

APROGC muestra su indignación por seguir sin reconocer el trabajo que llevaron a cabo los agentes durante esos días

Unas 40.000 personas se congregaron en la consellería de Economía y Hacienda de la Generalitat acorralando a la Guardia Civil que realizaba un registro por orden judicial
Unas 40.000 personas se congregaron en la consellería de Economía y Hacienda de la Generalitat acorralando a la Guardia Civil que realizaba un registro por orden judicial FOTO: JON NAZCA REUTERS

Malestar entre los guardias civiles por el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez que ha confirmado sus intenciones de “abogar” por el diálogo frente a la “venganza” de manera que comienza a allanar el terreno para la concesión de los indultos.

La asociación pro guardia civil (Aprogc) ha mostrado su indignación a través de su cuenta de Twitter donde envían un mensaje directo al presidente del Gobierno y, por ende, al ministro del Interior. “Van a venir antes los indultos a los presos por sedición que las condecoraciones de los guardias civiles de toda España que se la jugaron el 1-O”. Ante esto, destacan, parafraseando a Sánchez, que si lo primero “no es venganza” lo segundo, no reconocer el trabajo que realizaron para evitar lo que era, en toda regla, una subversión del orden constitucional, “parece vendetta”.

FOTO: Twitter

Cabe recordar que la actuación de las Fuerzas de Seguridad contó con el respaldo de los partidos democráticos tras el reto lanzado por las fuerzas separatistas que, pasado el tiempo, aún persiste. Ahora vienen los indultos y los que tanto trabajo dedicaron, lejos de sus familias, aguantando escraches, insultos, agresiones, etc., no ven recompensada su valor.

Es cierto que en la Cartilla de la Guardia Civil se dice que los agentes no esperaran otra recompensa que la satisfacción por el deber cumplido, como también lo es que si se premia a los que se apartaron del cumplimiento de la Constitución y de las leyes no se puede olvidar a los que las defendieron. No porque se pueda establecer una equiparación entre unos y otros, sino porque el Estado debe recocer el trabajo de sus servidores.