Iván Redondo, sobre los indultos: “Se necesita un liderazgo valiente”

El jefe de Gabinete de Pedro Sánchez apela a la “concordia” y a “buscar un camino” para solucionar “lo que ha pasado en la última década” en Cataluña

A Iván Redondo, director del Gabinete del presidente del Gobierno, le persigue el mito. Siempre en un segundo plano, la comparecencia hoy en el Congreso de los Diputados para informar del desarrollo del Sistema de Seguridad Nacional y de la presentación del Informe Anual de Seguridad Nacional 2020 brindó la oportunidad de poner a prueba su desenvoltura. Bajo el sambenito de «gurú», «spin doctor» o «todopoderoso» muñidor de las estrategias monclovitas, Redondo reivindicó su condición de «persona» y se sacudió los prejuicios que genera. De maneras suaves y educadas, pidió «humildad» a sus interlocutores y les recordó que «los asesores dan recomendaciones, no toman decisiones». Estas le corresponden al líder. Un líder, Pedro Sánchez, que tendrá próximamente sobre la mesa del Consejo de Ministros la resolución de los indultos.

La medida de gracia también estuvo presente en las intervenciones de los diputados que requerían respuestas al jefe de Gabinete del presidente. Este se las dio y no esquivó un asunto candente y controvertido. Apelando a la «cortesía parlamentaria», porque tal cuestión no estaba dentro del orden del día de la comparecencia, precisó que «no se ha tomado ninguna decisión y se tomará cuando toque», apuntando inmediatamente que para abordar «lo que ha pasado en la última década –en Cataluña– se necesita un liderazgo valiente». «En la vida como en la política, a veces no hay una solución fácil pero siempre hay un camino». «Se lo digo yo», añadió, reivindicándose «como generación de la democracia». Redondo también apeló a la «concordia», como ya hiciera Sánchez, suscribiendo sus palabras.

Con Sánchez “hasta el final”

Una conexión con el presidente del Gobierno que quedó de manifiesto en un momento de su intervención cuando llegó a asegurar que «un asesor tiene que tirarse por el barranco por su presidente cuando haga falta. Y yo lo hago aquí, ahora y mañana. Ahí voy a estar con él hasta el final, con el presidente del Gobierno», aseveró, para mostrar posteriormente su «orgullo» de trabajar a su lado, «no solo como ciudadano, sino por su determinación». En la respuesta al diputado del PP, Juan Antonio Callejas, Redondo aseguró que el país «necesita estabilidad y el presidente se la va a dar». «Es bueno para todos, también para usted», le dijo al popular.

La intervención de Redondo ya apuntaba maneras desde su inicio, cuando avanzó la apertura de un nuevo tiempo. «En España se está abriendo paso un país joven, moderno, plural y dinámico, sin hipotecas» y «nosotros nos abriremos paso con él», aseguró. Después fue respondiendo uno por uno a los diputados que le interpelaban, con quienes demostró tener buena relación e incluso se permitió la licencia de hacer bromas, en un tono distendido. «No se le podrá negar a este gobierno que no tenga visión de futuro», dijo con sorna tras las críticas recibidas por la reciente presentación del plan España 2050. Con Iván Espinosa de los Monteros tuvo un intercambio dialéctico, con momentos graves en los que desmontó la inexistencia del «Ministerio de la Verdad» que le atribuyeron y a quien llegó a trasladarle su «sensación» de que el portavoz de Vox «vive con miedo». «Tiene miedo», le dijo en varias ocasiones.