El Supremo lleva a juicio al ex “número 3″ de Podemos por atentado a la autoridad y lesiones

El instructor concluye que “están justificados” los indicios de que Alberto Rodríguez propinó una patada a un agente en un enfrentamiento con la Policía en 2014 durante una protesta

El Tribunal Supremo ha abierto juicio oral contra el diputado de Unidas Podemos, y ex “número 3″ de la formación, Alberto Rodríguez por delitos de atentado a agentes de la autoridad y lesiones leves.

El magistrado de la Sala Penal Antonio del Moral, instructor del procedimiento, recuerda en la resolución en la que acuerda la medida que la Fiscalía presentó el pasado 7 de mayo escrito de acusación interesando la apertura de juicio oral contra el ex secretario de Organización de Podemos, para quien pide una condena de seis meses de cárcel.

El Ministerio Público le imputa la comisión de ambos delitos a consecuencia de los incidentes acaecidos en La Laguna (Tenerife) el 25 de enero de 2014 con motivo de un acto al que estaba previsto la asistencia del entonces ministro de Educación José Ignacio Wert, donde se concentró un grupo de manifestantes para protestar contra de la reforma educativa del Gobierno del PP y la Lomce..

En el transcurso del enfrentamiento entre manifestantes y los agentes encargados de la protección de las autoridades, Alberto Rodríguez propinó una patada a un policía ocasionándole una contusión en la rodilla izquierda, según mantiene la Fiscalía.

“Queda excluido” el archivo

El instructor señala en su auto que esos hechos, “en una valoración provisional”, pudieran ser constitutivos de los delitos de atentado a agentes de la autoridad y lesiones leves, corroborando que los indicios contra el acusado “quedan justificados” en las resoluciones anteriores, por lo que “queda así excluida la procedencia de un sobreseimiento”, como solicitaba la defensa del secretario de Organización de la formación morada.

El Supremo impone además al diputado morado una fianza de 350 euros, como solicitó la Fiscalía, para hacer frente a una posible responsabilidad civil por las lesiones causadas.

La resolución es firme, pues contra el auto de apertura de juicio oral -recuerda el instructor- no cabe recurso alguno.

Alberto Rodríguez lo niega

Tras declarar en el Supremo como investigado el pasado marzo, Alberto Rodríguez negó ante la prensa las acusaciones y achacó su condición de imputado a la “criminalización de la protesta social”. “Esos hechos los negué porque nunca ocurrieron”, defendió Rodríguez tras su comparecencia ante el instructor.

El ex secretario de Organización de Podemos explicó que se limitó a participar “junto a miles de canarios” en una manifestación a favor de “la educación pública y contra los recortes”. De hecho, según su versión “ni siquiera estaba” en el lugar cuando se produjeron los hechos. “No tengo nada de lo que arrepentirme ni nada de lo que avergonzarme”, dejó claro.

Según el relato de la Fiscalía, unas 500 personas se concentraron en los alrededores de la catedral de Nuestra Sra. de los Remedios, en La Laguna, a cuya inauguración iba a asistir Wert, para protestar contra la reforma educativa al grito de “Perros, hijos de puta”, “quitaos de en medio, dejad a Wert en nuestras manos”.

Tras impedir a una de las manifestantes acceder al interior del templo tras saltarse el perímetro de seguridad, los concentrados, que habían aumentado en unas 200 personas, comenzaron a arremeter contra el vallado, lanzando las vallas a los policías y diversos objetos, como piedras, botellas de agua y tomates. Fue en el curso de ese enfrentamiento, mantiene la acusación pública, cuando Alberto Rodríguez habría lesionado a un agente en la rodilla tras propinarle una patada.