Pedro Sánchez se reunirá con Biden el próximo lunes en Bruselas

Los jefes de gabinete Iván Redondo y Ron Klain cerraron el encuentro para impulsar las relaciones entre España y EE UU

Thumbnail

Pedro Sánchez se reunirá con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el próximo lunes en Bruselas, en el marco de la cumbre de la OTAN, donde ambos participarán. Desde el Gobierno español se estaba buscando en las últimas horas cerrar este encuentro para impulsar las relaciones entre España y Estados Unidos, que ya se ha agendado con éxito según ha adelantado La Sexta.

Se tratará de la primera cita bilateral entre ambos mandatarios y también del primer contacto directo y personal, ya que no ha trascendido que, hasta ahora, hayan hablado desde que Biden tomó posesión de su cargo el pasado 20 de enero. Sin embargo, según las citadas fuentes, ya existe un hilo directo entre el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, y su homólogo norteamericano, Ron Klain. Fueron ellos quienes cerraron la reunión el pasado lunes.

La gira europea del presidente estadounidense y su participación en la cumbre de la OTAN en la que ambos participarán otorgaba la oportunidad propicia para celebrar el encuentro. La agenda de Biden en su primer viaje a Europa incluye la visita a Cornualles (en Reino Unido), donde este hoy, se reunirá con el primer ministro británico, Boris Johnson, antes de participar, a partir del día 11, en la cumbre del G-7, que durará tres días. Posteriormente, Biden irá a Bruselas donde se reunirá con sus socios europeos y, por último, a Ginebra (Suiza) para mantener el 16 de junio su primer encuentro con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Hasta ahora, los contactos se habían circunscrito a la relación entre la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, y el el secretario de Estado, Antony Blinken, con quien mantuvo “una primera extensa conversación telefónica” el pasado 16 de febrero “en la que se destacó el buen estado de una relación basada en una amistad histórica”. Posteriormente, ambos coincidieron el 23 de marzo en la reunión ministerial de la OTAN, cuando hubo un “breve encuentro presencial” en el que los dos jefes de la diplomacia “se reiteraron la voluntad de seguir reforzando la relación bilateral”.

Por otro lado, fuentes de presidencia confirmaron a los periodistas que acompañan a Sánchez en su gira por Latinoamérica confirmaron que el encuentro está cerrado y que en estos momentos solo se trabaja en ultimar los detalles desde las embajadas de Washington y Bruselas. En el equipo de política exterior de Sánchez existe «muchas satisfacción» de que Biden y Sánchez «vayan a tener oportunidad de conocerse por fin». A través de contactos que se han llevado a cabo «con la más extrema de las discreciones, Moncloa ha puesto fin al bochorno que significaba que el nuevo presidente de Estados Unidos no se hubiera puesto en contacto con Sánchez tras más de 5 meses en el cargo. En estos momentos, el esperado encuentro al margen de la cumbre de la OTAN en Bruselas del próximo lunes está a falta de ultimar detalles y nada se sabe de los temas que se abordarán durante el contacto.

Moncloa pone en valor que la cita vaya a producirse «en el primer viaje que Biden va a realizar a Europa» y se cree evidente que «entre ambos presidentes existe muchos puntos de convergencia» si se estudian los mensajes que ambos mandatarios han ido emitiendo en las últimas semanas en cuanto a la apuesta por el multilateralismo, la estrategia de vacunación y los esfuerzos de la comunidad international para superar la crisis económica causada la pandemia. «Tenemos mucha esperanza puesta en que haya mucha sintonía y esperemos poder empezar a trabajar en agendas y proyecto», informaron las mismas fuentes desde Costa Rica.

En este sentido también se ha valorado que el ámbito donde va a tener lugar la entrevista, la cumbre de la OTAN, es significativo porque es especialmente en temas de seguridad y defensa donde se espera que las aguas vuelvan a su cauce más rápidamente tras las tensiones que existieron con la administración Trump.

En efecto Moncloa entiende el encuentro del lunes, por el que existía un «interés recíproco por parte de ambas naciones», como un primer contacto tras el que se establecerá el clima de confianza necesario para avanzar en «proyectos y agendas comunes».