Los objetivos de los CDR: peajes, Fiscalía, Guardia Civil y un centro logístico de Amazon

Los investigados siguieron a vehículos de personas contrarias a la independencia

Captura del vídeo en el que se ven los explosivos
Captura del vídeo en el que se ven los explosivosLa Razón (Custom Credit)

El exhaustivo análisis de la ingente cantidad de información intervenida a los investigados, sobre todo en soporte digital, ha llevado a los agentes a constatar que los CDR tenían diversos objetivos «sobre los que el grupo pretendía perpetrar algún tipo de acción o atentado». Entre ellos, los informes de la Guardia Civil señalan la Comandancia Naval de Barcelona, la sede del Gobierno Militar en la ciudad condal, la Delegación del Gobierno, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil de la provincia de Barcelona, torres de alta tensión, instalaciones en autopistas (donde los CDR han protagonizado numerosos cortes de tráfico), el Parlament y, también, agentes, vehículos e instalaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Asimismo, el Instituto Armado ha hallado evidencias de «anotaciones referidas a personas y las matrículas de sus vehículos de personas ideológicamente contrarias a la independencia». Y en las conversaciones mantenidas a través de la aplicación Signal en las que participan dos de los CDR imputados –Alexis Codina y Germinal Tomás–, los informes subrayan que se «planificaron la realización de diversos acciones violentas» contra instalaciones o instituciones catalanas. Entre ellas la Consejerías de Interior o Justicia de la Generalitat, cuarteles de la Guardia Civil y un centro logístico de Amazon en la localidad de Martorelles.

Además, ambos investigados la información obtenida permite corroborar que tanto Codina como Germinal Tomás y la también investigada Esther García se habrían desplazado hasta diferentes emplazamientos «para llevar a cabo un reconocimiento y tomar fotografías», sobre todo de los accesos, cámaras de vigilancia o torres eléctricas. Así ocurrió, por ejemplo, en la sede de Alstom en Santa Perpetua de la Mogoda (Barcelona) y en una planta fotovoltaica situada en el Polígono industrial Can Baliarda de Sant Fost de Campsentelles (municipio donde tenían uno de sus «laboratorios» clandestinos).

En los registros también se intervinieron una serie de mapas de vías de comunicación y estaciones de ferrocarril, en la que habían marcado como puntos de interés «diversas gasolineras», depósitos de butano en Montornés del Vallés, así como una imagen satélite del cuartel de la Guardia Civil de Canovelles y un croquis del polígono industrial Can Baliarda de Sant Fost de Campsentelles.