El chófer de Bárcenas guardaba un ‘pendrive’ con pruebas del seguimiento al abogado del extesorero

La Fiscalía Anticorrupción considera que la “Kitchen” logró sus objetivos por lo que algún comisario implicado tendría en su poder los documentos sustraídos

Thumbnail

El abogado del que fuera chófer de Luis Bárcenas envió el pasado 4 de diciembre un escrito al juez que investiga en la Audiencia Nacional la “Operación Kitchen”, Manuel García Castellón, en el que aseguraba que durante el registro de la vivienda de su cliente, Sergio Ríos Esgueva, que se llevó a cabo el 6 de octubre de 2020, los agentes de Asuntos Internos de la Policía descubrieron un ‘pendrive’ “que contenía seguimientos del despacho del señor Javier Gómez de Liaño”, que en 2013 era el abogado del extesorero del PP, quien había reconocido los sobresueldos de la Caja B.

Por ello, el letrado de Ríos reclama al Ministerio del Interior que aporte “todos los partes e intervención de las vigilancias referidas”, pero que también “certifique y especifique qué agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado adscritos a Policía Nacional realizaron las vigilancias”, indica el escrito, al que ha tenido acceso LA RAZÓN. Además, el letrado defensor reclama al instructor que se dirija al citado Ministerio para que “certifique el motivo por el cual no constan estas vigilancias en la presente causa”.

Logró sus objetivos

Por otra parte, según especifica un escrito de la Fiscalía Anticorrupción de la pieza separada de “Kitchen”, cuyo secreto se levantó este miércoles, hasta la fecha no se han podido han podido encontrar todos los documentos que se buscaban: “Y, por lo tanto, solo obran parcialmente en el presente procedimiento los materialmente encontrados, aunque se han aportado indicios de que la operación policial Kitchen sí habría logrado sus objetivos”, concluye el informe.

Según el Ministerio Fiscal, “alguno de los mandos policiales implicados en su puesta en marcha y posterior ejecución tendría en su poder los citados documentos, después de haberlos sustraído a Luis Bárcenas o a su esposa Rosalía Iglesias”. En concreto, tanto la Policía como la Fiscalía Anticorrupción buscan dos grabaciones que, según el propio Bárcenas, habría realizado a Mariano Rajoy y Javier Arenas.