Los empleados de Neurona que Podemos dice que le hicieron la campaña no tenían visado de trabajo

La Udef envía un informe al juez Juan José Escalonilla en el que asegura que hay “múltiples discrepancias” con la documentación facilitada por la formación morada

El exlíder de Podemos Pablo Iglesias en una imagen de archivo
El exlíder de Podemos Pablo Iglesias en una imagen de archivoSUSANA VERAREUTERS

La Udef ha presentado un informe al juez de Madrid que investiga el “caso Neurona”, Juan José Escalonilla, en el que asegura que las personas que figuran en los listados aportados por Podemos como “personal supuestamente integrante de Neurona, y que se desplazaron para ejercer una actividad laboral o profesional a España, [la campaña electoral de abril de 2019] no cumplieron con el requisito obligatorio de obtener un visado de trabajo para realizar dicha actividad”, según consta en el documento, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

El juez Escalonilla consideró que existen indicios de que el acuerdo suscrito por Podemos y Neurona Comunidad el 25 de febrero de 2019 “se trató de un contrato simulado, en cuanto no obedeció a prestación de servicio alguno por parte de dicha mercantil, teniendo como finalidad la de desviar el dinero pagado por dicha formación política en base a dicho contrato a una sociedad mexicana, concretamente a Creative Advice Interactive, vinculada con la sociedad Neurona Consulting”.

El oficio policial, de 7 de junio, también alude, en relación al arrendamiento de viviendas y la ocupación de las mismas por los trabajadores de Neurona, a “múltiples discrepancias sobre las personas que se alojaron en ellos, entrando la documentación aportada en contradicción con lo manifestado por los arrendadores y propietarios de los inmuebles, esto es, la personas no eran coincidentes”, completan los agentes.

“Pasaportes repetidos”

“En algunos casos”, prosigue el informe policial, “los pasaportes aportados para arrendar los inmuebles estaban repetidos, y en otros, según manifiestan y aportan documentos los arrendatarios, figuraban personas que no constan en los listados de los trabajadores”.

Como por ejemplo es el caso de Christian Pabel M. L. o Rodrigo Antonio B. R., sobre quienes la Udef no encuentra ningún vínculo con el contrato de prestación de servicios de Neurona con Unidas Podemos.

En el mismo sentido, la Policía Judicial resalta en relación a la información facilitada por Podemos sobre los hospedajes de estos trabajadores en hoteles, “que las reservas realizadas en el Hotel Neomagna Madrid fueron Canceladas”.

Fotografías incompatibles

Sobre los archivos fotográficos, el informe de la Udef relata que “una de las fotografías es temporalmente incompatible” con los actos electorales de la campaña del 28 de abril de 2019″. Y en otra se observa, siempre según la Policía Judicial, que varios de esos trabajadores de Neurona fueron fotografiados en la pegada de carteles, “un acto electoral que no correspondía con la finalidad del contrato”.

En otro de los apartados del dosier policial, en concreto el dedicado a los vídeos aportados por Podemos como que fueron realizados por Neurona, los agentes recalcan que cuatro de ellos habrían sido realizados por dos personas que son propietarios de las productora “Púrpura Audiovisual”, y que al menos desde 2016 no fueron eran empleados de la consultora mexicana.

Isa Serra

La formación morada también incluyó en su listado de vídeos realizados por Neurona un documento denominado “Spot para Isa Serra- Comunidad de Madrid”. Y según la Policía Judicial no tiene relación con las elecciones de abril de 2019, que eran generales y no autonómicas.

Además, del listado de los supuestos trabajadores de la consultora mexicana, la Udef ha descubierto que al menos tres figuran como integrantes del equipo de producción de la Atlas Digital.