Hallan en el mar dos botellas de oxígeno puro que Tomás Gimeno pudo haber inhalado para provocarse la “muerte dulce”

La Guardia Civil ha confirmado que son suyas tras el hallazgo hace unos días por parte del buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’

Thumbnail

El buque del Instituto Oceanográfico “Ángeles Alvariño” localizó hace unos días en el fondo del mar dos botellas de oxígeno puro con las que Tomás Gimeno pudo haberse suicidado. Según ha explicado en “El Programa de Ana Rosa” el periodista Antonio Hererro, de “Buenos días, Canarias” el buque detectó y subió a bordo “dos botellas de oxígeno tipo get, que son de aluminio del tamaño de una botella de agua de 50 ml, que utilizan los pilotos de las fuerzas aéreas cuando caen al mar y que tienen una boquilla”.

Al parecer, al Guardia Civil ya habría comprobado que pertenecen a Gimeno a través del número de serie y saben hasta la tienda donde las compró. Así, según el periodista, esto podría avalar aún más la hipótesis del suicidio de Gimeno: “Se pudo tirar al agua con ese cinturón de plomos -que aún siguen buscando- y las dos botellas que te permiten inhalar oxígeno puro y provocarte lo que se denomina la muerte dulce”.

Al parecer, las botellas se habrían localizado a mayor profundidad de donde encontraron a Olivia y a unos 10 Km de la costa tinerfeña, donde el buque sigue trabajando sin descanso con el objetivo de encontrar a Gimeno.

Se trataría de un avance en la investigación tras recuperar el pasado 10 de junio el cuerpo de Olivia Gimeno, de seis años. El dispositivo de búsqueda se activó después de que el pasado 27 de abril la madre de las niñas Olivia y Anna, de seis y un año, alertara a la Guardia Civil de que su expareja, Tomás Gimeno, no le había devuelto las menores.

El pasado 10 de junio el buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ localizó en el fondo marino dos bolsas de deporte, una de ellas rota y vacía, que habría contenido el cuerpo de la pequeña Anna, y la otra conteniendo el cuerpo sin vida de Olivia.

Días antes, el 7 de junio, el robot marino del buque había recuperado una botella de aire comprimido y una manta en la zona donde se buscaba a las niñas desaparecidas.

En las últimas horas, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, había pedido no perder la esperanza de que se encontraran más indicios o pruebas que señalen “algo más” respecto a Anna y Tomás Gimeno, indicando que había que esperar al trabajo que está realizando el buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’.

El barco ha tenido que realizar una parada técnica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife como consecuencia del mal estado del mar y el fuerte viento que afecta a la zona de búsqueda de Anna y su padre.

Sobre las posibilidades de encontrar los restos, el delegado incidió en que no se puede hablar de probabilidades. “Era ya difícil encontrar indicios y se encontró a Olivia, algo que era inédito. Será extraordinario si se encuentra algo más”, comentó Pestana.

El delegado señaló que el buque oceanográfico seguirá buscando a Anna y Tomás hasta que el Ministerio de Ciencia e Innovación decida que deben finalizar los rastreos para que el barco pueda sumarse a las labores propias del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

Anselmo Pestana señaló que el barco sigue rastreando la zona donde se perdió la señal del móvil de Tomás y donde apareció su lancha gracias a una tercera prórroga “muy ampliada”, y quiso poner en valor el trabajo realizado por el buque y el “extraordinario” compromiso que ha tenido su tripulación con este caso.

Por otro lado, informó que la Guardia Civil está estudiando otros medios que puedan sustituir al ‘Ángeles Alvariño’ y las propuestas que hay en el mercado y los recursos públicos disponibles. Se pretende que sea un submarino que sea capaz de rastrear profundidades que oscilan entre los 1.000 y 1.500 metros, además en una zona que no es fácil para cualquier instrumento de los que hay en el mercado y estén disponibles, apuntó Pestana. Ep