Cazas y carros de combate españoles frente al desafío ruso

Pedro Sánchez inicia hoy una gira por los países bálticos en la que visitará a los 480 uniformados que los defienden en dos misiones de la OTAN

Blindados españoles desplegados en la misión de Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN en Letonia
Blindados españoles desplegados en la misión de Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN en LetoniaINTS KALNINSREUTERS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inicia hoy una gira por las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania en la que, además de conmemorar el centenario del inicio de las relaciones bilaterales con estos países, visitará a los 480 militares que contribuyen a su defensa desplegados en dos misiones de la OTAN. De esta forma, retoma su agenda internacional, que este mes le llevará también a Estados Unidos.

El que arranca hoy será un viaje que tiene el claro objetivo de mantener y fortalecer esas relaciones, para lo que España “vende” esa contribución a la defensa colectiva aliada dando seguridad a estos países del flanco este frente al desafío y las amenazas de Rusia. Algo que lleva más de seis años haciendo aportando no solo efectivos, sino también cazas y carros de combate.

Un socio comprometido y fiable que, como ya ha pedido en varias ocasiones a la OTAN, quiere que también tenga en cuenta la contribución a las misiones además de la inversión del 2 por ciento del PIB en Defensa, de la que nuestro país todavía está muy lejos. Pero también es la baza del Gobierno para solicitar la implicación de los aliados en el flanco sur.

La primera parada de Sánchez será Tallín, la capital de Estonia, donde aterrizará esta tarde. Allí está previsto que mantenga una serie de encuentros con las autoridades del país, como el presidente, Kersti Kaljulaid, y la primera ministra, Kaja Kallas, además de con el presidente del Parlamento estonio, con el que paseará por el casco viejo de la ciudad. Y en el marco de esos cien años de relaciones entre ambos países (se establecieron en 1921), el país también ha rendido homenaje a la cultura española con una serie de eventos y exposiciones de arte, por lo que el presidente del Gobierno también tendrá la oportunidad de visitar en el Museo Mikkeli la exposición del pintor Ignacio Zuloaga, bajo el nombre de “Zuloaga: Alma de España”.

En la actualidad, las Fuerzas Armadas españolas no están desplegadas en Estonia, donde sí estuvieron en 2015 y 2017 como parte de la Policía Aérea del Báltico de la OTAN. Eso sí, nuestro país colabora con el Centro de Ciberdefensa que la Alianza tiene en Tallín.

Letonia, el mayor contingente español

La siguiente parada de Sánchez será mañana, miércoles, cuando aterrizará en Letonia. De nuevo, el presidente español mantendrá encuentros con diferentes autoridades del país, entre las que destaca el primer ministro, Arturs Krišjānis Kariņš, con quien hará una ofrenda floral ante el Monumento a la Libertad, que recuerda la independencia del país. De nuevo, las relaciones diplomáticas marcarán la primera parte de la agenda de Sánchez, que en esta ocasión sí que tendrá una parte militar con la visita a las tropas españolas desplegadas en el país.

Misiones Báltico
Misiones Báltico FOTO: Antonio Cruz

Y es que el de Letonia es el contingente más numeroso de los dos que tiene España en las repúblicas bálticas. En la base de Adazi (al norte de la capital, Riga) hay 350 efectivos que participan en la denominada Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN (eFP, por sus siglas en inglés). Las Fuerzas Armadas españolas forman parte de un batallón multinacional de unos 1.200 efectivos al mando de Canadá, que junto a los otros tres batallones en Estonia, Lituania y Polonia, ejercen de fuerza disuasoria con su presencia permanente cerca de la frontera rusa.

Para ello, nuestro país también aporta unos 80 blindados, entre los que destacan los 14 carros de combate “Pizarro” o los seis “Leopardo”. Las Fuerzas Armadas españolas participan ininterrumpidamente en esta misión desde 2017 y en la actualidad el grueso del contingente está formado por efectivos y medios de la Brigada “Aragón”. Todos, a las órdenes del teniente coronel Luis María Galvache Rodríguez.

Cazas en Lituania

Por último, Sánchez se desplazará hasta Lituania, donde también hay presencia militar española. La base aérea de Siauliai será su primera parada en este país, pues allí se encuentra el Destacamento español “Vilkas”, formado por unos 130 efectivos del Ejército del Aire y siete cazas Eurofighter. Todos ellos, liderados por el teniente coronel Bayardo Abós, participan en la Policía Aérea del Báltico de la OTAN, la cual lidera España y con la que suple la falta de medios de defensa aérea de estos países. Su misión es la de patrullar el espacio aéreo del Báltico para evitar las incursiones de aviones rusos, algo que es muy habitual.

El presidente conocerá de primera mano la misión de los aviadores españoles, que se enfrentan a la presencia de aeronaves rusas en el espacio aéreo aliado, las cuales lo hacen sin plan de vuelo o transpondedor, por lo que en los radares aliados aparece como una posible amenaza. Es ahí cuando los cazas españoles despegan inmediatamente para, en menos de 15 minutos, interceptarla e identificarla. Es lo que en el argot militar se conoce como «Scramble». Y Sánchez asistirá en la misma base a un ejercicio de reacción rápida.

España participó por primera vez en esta misión en 2006 y no volvió a hacerlo hasta 2015. Desde entonces, lo hace todos los años en rotaciones de entre cuatro y cinco meses. En esta ocasión, Italia y Turquía también contribuyen con cazas en Estonia y Polonia. La misión de los militares españoles arrancó el 1 de mayo y se prolongará hasta el 31 de agosto.

Militares españoles con sus blindados en la misión de la OTAN en Letonia
Militares españoles con sus blindados en la misión de la OTAN en Letonia FOTO: EMAD

Con estas dos misiones militares, serán ya cuatro los contingentes en el exterior que ha visitado Sánchez desde que accedió a la Presidencia. En diciembre de 2018 estuvo en Mali con los efectivos desplegados en la misión de entrenamiento de la UE (EUTM-Mali) y el pasado abril en Senegal, donde se reunió con los miembros del Destacamento Aéreo “Marfil”, que apoya a las misiones en el Sahel.

En la misma base lituana en la que visitará a las tropas, Sánchez también tiene previsto un encuentro con el presidente de Lituania, Gitanas Nauseda, tras lo que se desplazará a la capital, Vilna, para verse con el presidente de la Federación lituana de baloncesto y ex jugador del Real Madrid, Arvydas Sabonis, y con la principal líder opositora de Bielorrusia, Svetlana Tijanovskaya, a quien Sánchez no pudo recibir el pasado diciembre durante su visita a Madrid al estar en cuarentena por coronavirus.

Estados Unidos a final de mes

De esta forma, el presidente español culminará su primera gira de este mes de julio, a la que le seguirá la que le llevará a Estados Unidos el próximo día 20. En esta ocasión, el viaje tiene un acento más económico y tampoco está previsto ningún encuentro con el presidente estadounidense, Joe Biden. Todo, en un mes en el que se espera una crisis de Gobierno, aunque Sánchez se resista a reconocerla arguyendo que “no está entre sus prioridades”.

Un julio en el que el Ejecutivo también despliega una ambiciosa agenda legislativa, con la aprobación por ejemplo de la Ley de Memoria o la del “solo sí es sí”. Y queda pendiente la Conferencia de Presidentes, que se celebrará a finales de mes. Una cumbre que servirá para afrontar el reparto de los los fondos europeos, pero también cuestiones como el trato diferencial a Cataluña. Además, este mismo viernes se reunirá con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.