Sánchez pide al Gobierno catalán “superar el desgarro que fue 2017”

El presidente exige a los independentistas que “aprendan de los errores que cometieron” tras la cumbre de Waterloo

Pedro Sánchez y el primer ministro letón, Krisjanis Karins, durante la ofrenda floral en la que exhibieron una estelada
Pedro Sánchez y el primer ministro letón, Krisjanis Karins, durante la ofrenda floral en la que exhibieron una esteladaINTS KALNINSREUTERS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a mandar hoy un mensaje al Gobierno catalán para que supere sus ansias independentistas. Lo ha hecho en Riga (Letonia), donde ha señalado que “no nos merecemos seguir anclados en 2017″, cuando tuvo lugar el referéndum ilegal por el que acabaron siendo condenados los líderes separatistas, ahora indultados.

Así se ha pronunciado en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro del país, Arturs Krišjānis Kariņš, en la que ha dejado claro que el Gobierno de España tiene una “agenda del reencuentro para superar 2017 y por eso tomamos las medidas de gracia”. El presidente no ha querido valorar las palabras del líder de ERC, Oriol Junqueras, quien apuntó que en España sigue habiendo represión, y únicamente ha mandado un mensaje al mundo separatista pidiéndoles que “aprendan de los errores que cometió el independentismo. Tendrán que hacerlo y tendrán que abrir un proceso de dialogo con la parte de Cataluña que no comparte sus tesis independentistas. Es la clave y lo mas importante para el nuevo Govern”.

Para Sánchez, “los últimos movimientos del Gobierno demuestran que queremos trasladar a la ciudadanía de Cataluña, voten lo que voten, que nos necesitamos todos, que contamos con todos”. Y ha reiterado que “la parte independentista tiene que abrir el diálogo con la parte no independentista y anteponer las cosas que son urgentes e importantes”, como la salud y el empleo.

“No nos merecemos seguir anclados en 2017″

“Lo único que puedo decir es que el Govern tiene todo el apoyo del Gobierno de España para superar juntos un drama que es esta calamidad de la Covid y construir un futuro común entre todos”, ha señalado para concluir recordando que “no nos merecemos seguir anclados en 2017; miremos hacia delante y superemos un desgarro que fue muy importante en el conjunto de la sociedad catalana que fue 2017″. Esta llamada para encarar el futuro se producía casi en paralelo a que en Waterloo se produjera el reencuentro, cuatro años después, entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

Sobre este tema del independentismo también ha hablado el primer ministro letón al ser preguntado por la presencia de una estelada durante la ofrenda floral que ambos mandatarios habían hecho minutos antes ante el monumento a la libertad. Según ha dicho Krišjānis, “respetamos la actitud del Gobierno de España, pero se trata de un asunto interno de España que ha de resolverse de forma interna”.

“Un socio muy importante”

Por otra parte, ambos mandatarios también han destacado las importantes relaciones entre ambos países, sobre todo en el ámbito de la seguridad. De hecho, el primer ministro letón ha agradecido la contribución de España a la seguridad de los países bálticos con 350 efectivos que forman parte de la Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN y otros 150 y siete cazas protegiendo su espacio aéreo. “Valoramos a España como un socio muy importante”, ha sentenciado Krišjānis.

Esta segunda jornada de la gira báltica del presidente del Gobierno ha arrancado primero en Estonia, donde se ha reunido con la presidenta de la República, Kersti Kaljulaid, en el Palacio Presidencial. Acto seguido, ambos han visitado la exposición del pintor Ignacio Zuloaga, tras lo que ha mantenido un encuentro con el presidente del Parlamento de Estonia, Jüri Ratas, con quien ha dado un breve paseo por el centro de Tallín.

Desde Estonia se ha trasladado hasta Letonia, donde ha comenzado su visita con una ofrenda floral ante el monumento a la libertad, el cual recuerda a los héroes de la independencia del país. Allí, una pareja le ha recibido con una estelada.

Tras tras la reunión con el primer ministro letón, el presidente se desplazará hasta la base militar de Adazi, donde están desplegados los 350 militares españoles que, con sus blindados y carros de combate forman parte de la Presencia Avanzada Permanente de la OTAN (eFP, por sus siglas en inglés). Al mando de todos ellos, el teniente coronel Luis María Galvache Rodríguez.