Sánchez visita en Letonia a los militares que protegen a los países bálticos de Rusia

Reclama más implicación de la OTAN en el flanco sur: “Debe ser una Alianza de 360 grados”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido esta tarde el primer contacto militar en su gira por las repúblicas bálticas. Ha sido en la localidad de Adazi (Letonia), donde ha visitado al contingente español que, bajo el paraguas de la OTAN, contribuye a defender a estos países de Rusia. Una labor que Sánchez ha ensalzado al tiempo que ha reivindicado más implicación de la Alianza en el flanco sur, algo que ha ido deslizando desde que comenzó este viaje.

Sobre las 16:00 horas (15:00 en España), Sánchez ha salido del Gabinete de Ministros de Letonia con destino a la cercana base militar de Adazi, en la que están desplegados los 350 militares españoles que, con sus blindados y carros de combate forman parte de la Presencia Avanzada Permanente de la OTAN (eFP, por sus siglas en inglés). Al mando de todos ellos, el teniente coronel Luis María Galvache Rodríguez. Se trata de un contingente que forma parte de un batallón multinacional liderado por Canadá y que, junto a otros tres batallones actúan como fuerza permanente de disuasión ante las amenazas de Rusia.

Durante las palabras que ha dirigido a los uniformados españoles, el presidente ha destacado que “sois la muestra más tangible y más firme del compromiso de España con los aliados de la OTAN”, al tiempo que ha vuelto a reclamar a la Alianza que mire más allá de los problemas del flanco este y tenga en cuenta otros como los del sur: “La OTAN debe ser una Alianza de 360 grados, como siempre tengo ocasión de sostener ante nuestros aliados, es decir, que atienda a todos los desafíos y amenazas a nuestra seguridad allá donde se originan y se expanden”, en una clara referencia a África, al área del Sahel y al terrorismo yihadista que campa a sus anchas por la zona.

Seguridad colectiva

El presidente ha insistido que misiones como esta demuestran que España contribuye “a la seguridad colectiva de todos los países amigos y aliados de la OTAN”, lo que convierten a nuestro país en un “aliado fiable, serio y comprometido”. Y ha puesto como ejemplo que cerca de 1.000 efectivos españoles están desplegados en misiones de la Alianza. Eso sí, al ensalzar las virtudes y el compromiso de España ha señalado que nuestro país “es el séptimo de la OTAN por gasto de Defensa”, cuando en realidad es el penúltimo.

Sánchez ha charlado brevemente con alguno de los efectivos desplegados en Letonia y ha podido ver alguno de los blindados que España aporta a esta misión, como los “Leopardo” o los “Pizarro”. Y ha reiterado que “España es un contribuyente destacado a esta misión, con el despliegue de nuestras mejores unidades acorazadas, mecanizadas, logísticas y zapadores”. Y, como es habitual, les ha agradecido su labor y su “ejemplo de dedicación, abnegación y profesionalidad”.

España forma parte desde 2017 de esta fuerza multinacional que la Alianza Atlántica desplegó en los países bálticos como demostración de poder frente al desafío ruso. Una de las dos misiones de defensa colectiva aliada en esta zona el la que participan militares españoles. La otra es la Policía Aérea del Báltico, en Sialuliai (Lituania), la cual visitará mañana Sánchez para conocer la labor de los 130 uniformados del Ejército del Aire que, con sus siete cazas Eurofighter, protegen el espacio aéreo báltico ante las constantes incursiones de aeronaves rusas.