Sánchez ningunea a Garzón y defiende a los ganaderos: “A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”

El presidente del Gobierno desautoriza al ministro de Consumo y se posiciona del lado del titular de Agricultura, Luis Planas

Thumbnail

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha querido perder la oportunidad de entrar en materia sobre la polémica generada tras las “recomendaciones” del ministro de Consumo, Alberto Garzón, y su “boicot” a la carne roja. Lejos de apoyar sus palabras, el jefe del Ejecutivo español las ha desautorizado: “A mí, donde me pongan un chuletón al punto... eso es imbatible”. Y lo ha hecho desde Vilna (Lituania), en la última jornada de la gira báltica que ha realizado esta semana.

De este modo, Sánchez se posiciona junto al titular de Agricultura, Luis Planas, que esta misma mañana estallaba ante la desacertada campaña iniciada por Garzón y consideraba injusto y “absolutamente fuera de lugar” señalar con el dedo al sector cárnico, que considera parte de la riqueza de España. A su juicio, la campaña para disminuir el consumo de carne “es tan errónea como la del azúcar mata”. Junto a él se situaban dirigentes socialistas de la talla de Emiliano García-Page. El presidente manchego recordó los “miles de puestos de trabajo que están en juego” y pidió al ministro de Consumo que “si no tiene nada que hacer, no invente ni genere problemas”.

Y es que Sánchez se ha mostrado tajante a la hora de posicionarse sobre el debate del consumo de carne durante la rueda de prensa que ha ofrecido junto a la primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte. En la misma, y a preguntas de los periodistas, el presidente únicamente ha respondido, sonriendo y “en términos muy personales”, que “un chuletón al punto es imbatible”.

Crisis de Gobierno

Donde no ha querido mojarse el presidente, de nuevo, es en la posible crisis de Gobierno y los rumores que hablan de la salida del Ejecutivo de coalición de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Sánchez ha vuelto a responder que el cambio de ministros no está entre sus prioridades y que la única prioridad ahora mismo es la “recuperación”. “Recuperación, recuperación y no voy a añadir nada más al respecto”, ha sentenciado el presidente del Gobierno.

Pero también el jefe del Ejecutivo ha evitado valorar la recomendación del Gobierno de Francia de que sus ciudadanos no viajen a España por el aumento de casos de coronavirus. A pesar de ser preguntado por los periodistas al respecto, Sánchez únicamente ha repetido la idea que lleva varios días vendiendo, según la cual descarta nuevas medidas restrictivas al considerar que las tomadas hasta el momento están dando sus frutos. Y ha recordado que “hay comunidades que están cerrando el ocio nocturno” o llevando a cabo limitaciones perimetrales en determinadas localidades.

Según ha explicado, la clave es no bajar la guardia, ser prudentes y ser conscientes de las recetas para reducir los contagios, las cuales, ha insistido, pasan por “prudencia, tests, rastreo y vacunación”. Así, ha destacado que “España, con Suecia y Portugal, son, en porcentaje de población, los que más estamos vacunando”, apuntando que ya hay más de un 40 por ciento de españoles con la pauta completa. “Estamos con unos niveles formidables de vacunación”, ha dicho, recordando que “el compromiso es claro: el 70 por ciento con pauta completa antes de acabar el verano”.

Encuentro con Arvydas Sabonis

De esta forma la gira báltica del presidente del Gobierno ha llegado a su fin, aunque aún le quedaban dos encuentros algo más informales. El primero, con la opositora bielorrusa Svetlana Tijanovskaya y el segundo, con el presidente de la Federación Lituana de Baloncesto, el exjugador del Real Madrid y de los Portland Trail Blazers Arvydas Sabonis. El jugador le ha regalado a Sánchez un balón de baloncesto firmado y éste un obsequio de la Federación Española de Baloncesto. De hecho, durante la rueda de prensa, el jefe del Ejecutivo español ha señalado que “crecimos viendo a la selección lituana de baloncesto”, recordando al mismo tiempo los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, en los que Lituania consiguió la medalla de bronce.

Eso sí, la última jornada de este viaje de Sánchez por los países bálticos ha empezado con una alerta real en la base aérea de Siauliai, en la que están desplegados 138 militares españoles que, con sus siete cazas Eurofighter, protegen el espacio aéreo báltico. Cuando el presidente estaba dando una rueda de prensa justo delante de los aviones de combate con su homólogo lituano han sonado las alarmas y ha tenido que salir corriendo del hangar para que dos de las aeronaves despegaran para interceptar dos cazas rusos no identificados.

Según ha explicado poco después, “no sé si fue una provocación premeditada por parte de Rusia, pero ha puesto de relieve la importancia de la misión” de la Policía Aérea del Báltico.