García-Page vapulea a Garzón: “Si no tiene nada que hacer que no invente ni genere problemas”

El presidente manchego acusa al ministro de Consumo de “no enterarse de lo que pasa en este país”

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-PageDAVID ESTEBAN DAVID ESTEBAN

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha criticado que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, con sus palabras sobre el consumo de carne, está amenazando miles de puestos de trabajo dedicados al sector cárnico, por lo que le ha pedido que, si no tiene nada que hacer, no se invente la política ni genere problemas. “En Madrid se dicen muchas ‘tontás’ por parte de la clase política, que no termina de enterarse de lo que pasa en este país, ha dicho el presidente regional.

“Quiero empresarios que quieran ganar dinero, porque ya tenemos un ministro que se está inventando su cargo todos los días y dice que no hay que comer carne, con lo que eso implica para miles de puestos de trabajo del sector cárnico en esta región”, ha aseverado el jefe del Ejecutivo autonómico durante la presentación en la localidad toledana de Torrijos de la nueva flota de ambulancias del Grupo de Empresas ‘San Román’.

En este sentido, ha insistido en sus críticas a la campaña que Garzón ha iniciado contra el sector cárnico: Y mañana irán con el vino, y pasado con el queso; no sé el futuro que tienen como dietistas, pero si no tienen nada que hacer, al menos que no se inventen la política para crear problemas a la gente”.

Por todo ello, ha defendido la colaboración entre empresas y administraciones públicas, frente a los que pretenden “suprimir” todo tipo de empresas prestadoras de servicios a las instituciones. Así, ha rechazado la dinámica de “agresividad” contra el sector privado y lo ha alabado como motor económico y extensión de la mejora de los servicios públicos.

Hay que recordar que el ministro de Consumo pidió ayer a los españoles que cambien la dieta, ya que comemos carne de forma excesiva y eso perjudica a su salud y también al planeta. Sus palabras han puesto en pie de guerra a los ganaderos ya que el cárnico es uno de los sectores estratégicos de la economía española y a muchos otros dirigentes políticos del PSOE.