Las otras “perlas” del ministro Alberto Garzón

De una vida sin carne y dieta vegana a un sector turístico considerado como “bajo valor añadido”

El ministro de Consumo, Alberto Garzón
El ministro de Consumo, Alberto GarzónMaría José López Europa Press

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, no solo ha levantado polémica tratando de poner a dieta a todos los españoles sino que ya hace unos meses estuvo en la diana al presentar un sistemaNutriscore, que perjudicaba al sector jamonero y al sector olivarero. La polémica de sentenciar ahora a la carne roja, indultando solo a las barbacoas, ha sido incluso corregida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez que ninguneó a Garzón asegurando que “a mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”.

También, desde que llegó al Ministerio de Consumo ha plantado batalla a las galletas y los refrescos. Por un lado, el ataque a Príncipe llegó en el mismo acto en el que el ministro mostró su interés en regular el consumo de bebidas energéticas. Una suerte de cruzada contra estas bebidas que calificó como culpables de “graves problemas de salud” en niños y adolescentes y recordó que es “un tipo de consumo que se hace con desconocimiento y se suelen equiparar a un refresco normal». Esto provocó que la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) avisara en la memoria anual de 2019 que el sector aporta 1.400 millones de euros en impuestos a las arcas del Estado.

Son numerosas “perlas” lingüísticas del ministro de Consumo.

Cuando la pandemia azotaba el turismo no tuvo reparos en sentenciar que tenemos un país que se ha especializado en sectores de bajo valor añadido como la hostelería y el turismo”. No contento con eso, lanzó otra perla para el recuerdo: “Son sectores, además de poco valor añadido, estacionales y precarios. Los hoteles están seis meses abiertos y los otros cerrados, y al final eso nos ha llevado a situación de debilidad estructural que, cuando ocurren cosas como esta, tenemos menos instrumentos para salir adelante”.

El propio Garzón ya protagonizó una polémica al principio de la crisis sanitaria al desaconsejar directamente realizar reservas de viajes para el verano.

“Proponido”

El ministro de Consumo, también fue “trending topic”, después de una intervención telemática en una reunión de la Coordinadora Federal de Izquierda Unida, a propósito del caso de Pablo Hasel. En un momento de su discurso, Garzón dice: “(...) pensemos que estas leyes que ya hemos PROPONIDO cambiar (...)”. Esta no fue la única patada al diccionario del ministro. Antes, dijo: “Se está poniendo de MANIFESTACIÓN en los últimos días (...). En su discurso sobre el caso Hasel, Garzón dijo que encarcelamiento del rapero “es un síntoma de una anomalía democrática grave”, aunque advierte que “no se le debe convertir nunca en un ídolo”.

Su “preocupación” por el recibo de la luz no pasó desapercibida entre la oposición. El ministro de Consumo escribió un tuit en el que aseguraba que desde Unidas Podemos “estamos preocupados por los precios de los suministros básicos para las familias trabajadoras” y apostaba por adelantar la “hora valle”. Sus declaraciones provocó una avalancha de memes y una respuesta por parte del PP: la foto de un corcho vacío en el que sólo hay pinchado un post it que pone “Soy ministro de Consumo” acompañado de: “Toma Alberto, para tu despacho”. Incluso tiraron de ironía: “Te veo interpelando al Ministro de Consumo en el próximo pleno de control”, tuiteó la portavoz popular Cuca Gamarra.

Defensa de los regímenes

También ha defendido el régimen de Venezuela, el Cubano. Para ello destacó que “el golpe de Estado en Venezuela no podemos aislarlo de ese clima autoritario, totalitario que imponen las potencias entre ellas fundamentalmente EE UU de recomponer la hegemonía estadounidense en declive desde hace tiempo”. Asimismo, llamó “golpista” a Leopoldo López

El único país cuyo modelo de consumo es sostenible y tiene un desarrollo humano alto es... Cuba”, llegó a escribir en su cuenta de Twitter. También ensalzó los “principios y valores” de Fidel Castro. “Creo que los valores y principios de Fidel Castro son unos valores y principios que tenemos que seguir defendiendo porque se puso al mando de una revolución construida en la adversidad, contra los enormes obstáculos de países ricos y grandes empresas que luchaban para impedir que se desarrollara un pueblo como el Cubano”.

También, en la celebración del día de la Constitución aseguró que “la sociedad española estaba madura para hacer un debate democrática sobre una nueva constitución en enero de 2018 siguiendo todos los pasos legales que están recogidos en la constitución de 1978″.

Incluso, en un mitin de campaña cargó contra los jueces y las instituciones a las que tildó de machismo y franquismo a partes iguales. “El machismo, el patriarcado que se expande por las instituciones es como el franquismo, no hace falta que esté encarnado en hombres y mujeres vivos o momificados, también puede estar en las instituciones”, dijo.