La Audiencia ordenó hasta cuatro veces a la Policía averiguar si Ghali tenía residencia en España

Informa al juez de Zaragoza que investiga si el líder del Frente Polisario entró con documentación falsa que no había una orden de detención en vigor contra él

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, visita a Brahim Ghali en el hospital militar de Argel donde fue ingresado tras regresar de España
El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, visita a Brahim Ghali en el hospital militar de Argel donde fue ingresado tras regresar de EspañaALGERIAN PRESIDENCY HANDOUTEFE

La Audiencia Nacional ha aclarado al juez de Zaragoza que investiga si Brahim Ghali entró en España con documentación falsa el pasado 18 de abril que en esa fecha existían en el citado tribunal dos causas contra Ghali, aunque una de ellas estaba archivada y no se reabrió hasta un mes después tras alertar el querellante de la presencia del líder polisario en nuestro país.

Desde el Juzgado de Instrucción número 5, que dirige Santiago Pedraz, se ha informado al titular del Juzgado de Instrucción número 7 de la capital aragonesa, Rafael Lasala, de que en ninguno de esos dos procedimientos “se ha dictado ni auto de prisión ni orden de detención” contra él, “ni ninguna otra medida cautelar”, por lo que cuando llegó a España no estaba vigente ninguna orden de detención.

Sí asegura que en el marco de la querella presentada por genocidio y torturas por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadedh) y tres víctimas, en febrero y noviembre de 2013 y en marzo de 2017 se solicitó información a la Comisaría Especial del CGPJ, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional de si tenían conocimiento (como aseguraban los querellantes) de que Ghali “podría encontrarse en esos momentos en España”, en cuyo caso se identificase su domicilio para notificarle la denuncia y citarle a declarar.

Más tarde, en el año 2020, se volvió a pedir a la Policía (ahora con motivo de la denuncia del bloguero Fadel Breica) si los 24 querellados (entre ellos Ghali) “eran españoles o no” y si tenían residencia en nuestro país, con el objetivo de determinar la competencia del tribunal y acordar las diligencias solicitadas por la acusación.

Ghali tenía en esas fechas un DNI español (desde enero de 2006), que renovó por última vez en Talavera de la Reina (Toledo) en junio de 2016. Con anterioridad, dispuso desde diciembre de 1999 de un NIE (Número de Identidad de Extranjero).

La “ambulancia fantasma” de Ghali

Como quiera que la Audiencia (que recuerda que no fue hasta el 6 de mayo cuando constató que el paciente ingresado en el hospital riojano era ciertamente Ghali) no da razón del resultado de esas diligencias, el abogado Antonio Urdiales, que impulsó la denuncia contra el líder del Frente Polisario por falsedad documental, ha pedido ya al juez -en un escrito al que ha tenido acceso LA RAZÓN- que reclame al tribunal esa información.

Por otro lado, el Gobierno de Aragón ha informado al juez que “no existe constancia” en los registros del Servicio Aragonés de Salud de que el líder del Frente Polisario fuese trasladado a Logroño desde Zaragoza en una de sus ambulancias.

En la línea de lo que manifestó el presidente aragonés, Javier Lambán, el responsable del área de Régimen Jurídico de Salud asegura en un escrito remitido a Lasala que Ghali -a quien por orden de Exteriores no se pidió el pasaporte y se eximió del control de aduanas- que no hay constancia de que fuese trasladado “ni con medios propios ni con medios ajenos dependientes del Servicio Aragonés de Salud” desde la base aérea de Zaragoza hasta el hospital San Pedro de Logroño.

Un centro hospitalario en el que el líder polisario se registró con una identidad falsa (tal y como consta en el parte de ingreso) a nombre de Mohamed Ben Batouche) y en el que permaneció convaleciente del Covid hasta la madrugada del 2 de junio, cuando abandonó España horas después de declarar por videoconferencia ante el juez Santiago Pedraz, que le investiga por delitos de torturas, detención ilegal y genocidio.

El vuelo de regreso desde Pamplona

El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza reclamó al Servicio Aragonés de Salud que le informase “si alguna ambulancia del Salud o contratada por el mismo fue a recoger a dicho aeropuerto a Ghali, “explicando quién acordó el envío de dicha ambulancia y por orden de quién”.

Ahora, el letrado Antonio Urdiales también insta al instructor a que encargue a la Guardia Civil que esclarezca en qué vuelo regresó el líder polisario a Argelia desde el aeropuerto de Pamplona a las 01:40 del pasado 2 de junio, “informando sobre las autorizaciones de despegue y control de pasaportes y equipajes” que en su caso se efectuó.

Del mismo modo, la acusación popular solicita al instructor que apremie a la Audiencia a esclarecer “qué medio procesal se utilizó para acreditar la identidad” de Ghali en su declaración por videoconferencia del 1 de junio. Y es que el letrado se pregunta por qué no se ordenó “la incautación del pasaporte ni de la tarjeta sanitaria” de Ghali, que tiene DNI español desde 2006, que renovó por última vez en 2016 en Talavera de la Reina (Toledo).

Y en cuanto a la “ambulancia fantasma” que trasladó a Ghali a Logroño, la acusación reitera su petición de que el responsable de la base aérea confirme a través de sus registros de entrada la identidad de la misma, que presumiblemente pertenecía al Servicio Riojano de Salud.