Las maniobras de Corinna contra el fiscal: “Debemos crear una crisis a Bertossa desde dentro del sistema”

El “hackeo” de los correos muestra que la examante de Juan Carlos I planeó que el ‘establishment’ suizo y las monarquías árabes “presionaran” al investigador para obligarle a archivar sus pesquisas “lo antes posible”

Corinna vuelve a la carga con una explosiva entrevista sobre el Rey Juan Carlos en la BBC
Imagen de archivo de Corinna Larsen en el año 2014 EUROPA PRESS

El “hackeo” de los correos electrónicos que la empresaria danesa Corinna Larsen envió a la agencia de detectives Alp Services muestran la intención de la que fuera amante de Don Juan Carlos I de maniobrar en contra del fiscal del cantón de Ginebra que la mantiene investigada, Yves Bertossa, por los delitos de blanqueo de capitales y soborno de funcionarios públicos extranjeros, según adelantó el periódico suizo 24Heures.

Debemos crear una crisis absoluta para YB [Yves Bertossa] desde dentro del sistema suizo”, escribió de forma literal la empresaria, según la transcripción de los mensajes del mencionado diario, que asegura que Larsen tacha al fiscal de “diabólico”: “Es mi mayor problema, pierde el tiempo de forma deliberada”, dicen los correos.

Y para tratar de “presionar” a Bertossa para que archivara la causa contra ella, Larsen planea movilizar a la Asociación de Banqueros Suizos, al Consejo Federal, a la diplomacia, a los medios de comunicación y a las embajadas de los países árabes implicados para obligarle a poner fin a su investigación “lo antes posible”, sostienen los mensajes.

100 millones de dólares

La examante de Don Juan Carlos reaccionó de esta forma después de que el diario “La Tribune de Genève” informara de que el fiscal había reorientado su investigación. Bertossa abrió sus pesquisas al considerar que el Rey emérito podría haber cobrado 64,8 millones de euros (100 millones de dólares) a cambio de su intermediación en la adjudicación a un consorcio español del contrato del AVE entre las ciudades de Medina y La Meca. Sin embargo, ahora trata de determinar si el Rey Abdallah de Arabia Saudí y su ministro de Exteriores, Adel al-Jubeir, llevaron a cabo una “gestión desleal de los intereses públicos” al donar el dinero, cuyo montante acabó finalmente en manos de Larsen.

En los correos esta empresaria considera que la nueva teoría del fiscal corre el riesgo de crear un incidente diplomático importante con Arabia Saudita: “¿Qué le impedirá imponer sus ideas izquierdistas sobre cualquier fortuna depositada en Suiza por una familia árabe gobernante?”, afirma en un “email”.

En otro mensaje, Larsen considera que insultar a un soberano, que es hermano del actual Rey de Arabia Saudí, “es un riesgo que le puede costar muy caro a Suiza. Es un actor nefasto. No es solo un fiscal. Al perseguir sus ambiciones, con su táctica discutible de jugar a ser Robin Hood, ha dejado de lado los intereses de los financieros y de los intereses nacionales suizos en beneficio de su propia agenda”, concluye.

Sin cuenta en Mónaco

En otro mensaje de 27 de enero la examante del emérito se queja de los problemas que asegura está sufriendo por estar investigada en Suiza: “El banco Safra en Mónaco rompió repentinamente sus relaciones conmigo la semana pasada. Espero poder abrir una cuenta bancaria en algún lugar, pero debido a los medios de comunicación es difícil”, lamenta Corinna Larsen.

El abogado de los detectives, Christian Lüscher, explicó que la empresa fue víctima de un “ataque masivo”. 24Heures informó de que la agencia sospecha de varios exempleados. Pero los correos filtrados demuestran que Larsen desconfiaba de los servicios secretos españoles. El periódico destaca que la examiga del emérito llegó a reclamar a los detectives las “medidas de seguridad que teníamos que poner en marcha para proteger nuestros sistemas informáticos de ser pirateados por los españoles”.

Larsen apunta al CNI

El periódico suizo destaca, en este sentido, que los mensajes filtrados muestran las sospechas de Corinna Larsen contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). La examante del Rey emérito también se quejó de haber sido seguida por desconocidos durante una de sus estancias en el Mandarin Oriental, un palacio ginebrino a orillas del Ródano.

En la información el diario incluye unas palabras del propio Bertossa, quien según la interpretación del periodista reaccionó de forma lacónica a los correos de Corinna Larsen para, de forma literal, decir: “La investigación continúa a un ritmo constante. El fiscal no comenta las declaraciones realizadas fuera del proceso por una de las partes sobre la forma en que conduce el proceso”.