Bruselas pide que sean los jueces los que elijan a los miembros del CGPJ

Reitera su preocupación por el bloqueo en este órgano y cuestiona la autonomía de la Fiscalía respecto al Gobierno

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes y la ministra de Justicia, Pilar Llop
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes y la ministra de Justicia, Pilar LlopBallesterosEFE

Bruselas vuelve a señalar a España por la falta de la renovación de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y advierte que cualquier posible reforma sobre el órgano de gobierno de los jueces debe tener en cuenta los estándares europeos. En el informe publicado hoy, el Ejecutivo comunitario celebra que el Gobierno de Pedro Sánchez acabara retirando su propuesta para modificar las mayorías en la elección de los representantes de los jueces, con el objetico de sortear el veto del Partido Popular de Pablo Casado. “Un progreso bienvenido fue la retirada de la reforma propuesta del sistema de selección de los miembros que hubiese incrementado la percepción de este órgano como vulnerable a la politización”, asegura el texto. Precisamente, el Ejecutivo español decidió dar marcha atrás en estos cambios debido a las presiones de Bruselas que ya advirtió hace meses sobre los peligros de que los planes de Sánchez vulneraran la independencia judicial.

Sobre los pasos que debe dar España para poner el cascabel al gato y terminar con el bloqueo, el Ejecutivo comunitario puntualiza que el sistema debe modificarse para que los jueces sean “elegidos por sus pares en línea con los estándares europeos. Es importante que se tengan en cuenta los estándares europeos y que todos las partes interesadas relevantes sean consultadas”. Además, el informe también reitera la “preocupación” en relación a la autonomía de la Fiscalía respecto al Gobierno.

.Esta es la segunda vez que la Comisión Europea publica su informe sobre el Estado de Derecho con un apartado pormenorizado sobre todos los países europeos. Con este nuevo procedimiento, Bruselas quiere detectar posibles derivas autoritarias antes de que sea demasiado tarde. En su primer informe sobre España publicado en septiembre de 2020, Bruselas ya mostraba su preocupación por el vínculo entre la Fiscalía y el Gobierno y por la parálisis en la renovación de los miembros del Consejo General del Poder Judicial.

“Violación grave”

A finales del mes de abril, Bruselas puso en marcha una misión telemática a nuestro país para confeccionar este informe y pudo entrevistarse con las asociaciones de jueces. Días antes, más de 2.500 magistrados habían enviado una misiva a la Comisión Europea en la que alertaban del riesgo de “violación grave” del Estado de Derecho debido a la reforma del CGPJ impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Esa misiva de seis páginas enviada a las autoridades europeas fue respaldada por tres de las cuatro asociaciones de jueces más importantes. Tan sólo Juezas y Jueces para la Democracia no se ha adhirió al citado texto. La carta solicitaba la intervención de Bruselas ante lo que estas asociaciones consideraban un menoscabo de la independencia judicial e incluso pedían al Ejecutivo comunitario la activación del artículo 7, un procedimiento que hasta el momento sólo ha entrado en vigor en el caso de Polonia y Hungría. Este artículo puede derivar en última instancia en la pérdida del derecho a voto en el Consejo para aquellos países que pongan en peligro los derechos fundamentales.